27 de mayo de 2019
17 de diciembre de 2010

El juez cita este viernes a varios testigos del atropello mortal del Polígono Store

SEVILLA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

El juez de Instrucción número 14 de Sevilla, Manuel Ignacio Centeno, ha citado a declarar este viernes a varios testigos del atropello mortal de Manuel A.G. ocurrido el pasado domingo en el Polígono Store de la capital hispalense, hechos por los que fueron detenidos el conductor del vehículo, Juan Francisco Gámez, de 26 años de edad, y el copiloto, J.M.C.H., de 24 años.

En este sentido, fuentes del caso han informado a Europa Press de que el juez instructor ha citado a declarar a partir de las 11,00 horas a varias personas que fueron testigos presenciales de los hechos ocurridos este pasado domingo, cuando se inició una discusión entre dos grupos de personas que celebraban la cena de Navidad de sus empresas que concluyó con el atropello de la víctima, de 30 años de edad.

Las declaraciones de los testigos se producen después de que, este pasado martes, el juez Manuel Ignacio Centeno dejara en libertad con cargos al copiloto, imputado por un delito de omisión del deber de socorro, y ordenara el ingreso en prisión provisional sin fianza del conductor, quien defendió durante su declaración judicial que el siniestro se produjo de manera "fortuita" cuando trataba de huir de un grupo "de entre diez y 15 personas" que lo estaba persiguiendo para agredirle.

El conductor, al que la Fiscalía imputa un delito de homicidio o asesinato y dos contra la seguridad vial, puso de manifiesto que, durante la cena de Navidad organizada por la empresa panadera en la que trabaja en un salón de celebraciones del Polígono Store, se originó una discusión en el interior del establecimiento con otro grupo de personas --entre las que se encontraba el fallecido--, algunas de las cuales supuestamente había "sustraído o roto" el espejo retrovisor del coche del principal imputado.

En un momento dado, Juan Francisco Gámez "fue a pedir explicaciones" al grupo del fallecido, momento en el que se inició la discusión "y dos chicas que estaban allí le dijeron que se marchara, que le iban a matar", por lo que "inmediatamente" abandonó el local acompañado por el otro imputado al objeto de coger el vehículo y "huir" del lugar, ya que "hasta 15 personas" los siguieron hasta el exterior del establecimiento "y comenzaron a tirar sillas y botellas" contra el turismo. Tras ello, arrancó y, "a unos 30 o 40 metros", atropelló "de manera fortuita" a la víctima.

El conductor, que admitió que esa noche había bebido alcohol pero que cogió el coche "por miedo", aseguró que no vio al atropellado "porque iba mirando una y otra vez hacia atrás", y que sintió únicamente el impacto. Posteriormente, se dio a la fuga "porque se asustó y porque lo estaban persiguiendo en dos vehículos", dirigiéndose hacia su casa. Estabdi ya en su domicilio, un compañero le llamó "dándole cuenta de que había atropellado mortalmente" a un joven, tras lo cual bajó y fue detenido, en ese instante, por la Policía Nacional.

UN "VOLANTAZO"

De su lado, el joven de 24 años que acompañaba en el vehículo al principal imputado puso de manifiesto durante su declaración que, tras mantener una discusión con el grupo de personas que iba con la víctima, tuvieron que huir del lugar "para que no se les echaran encima", y que fue durante la huida, a unos "30 o 40 metros" de la trifulca, cuando atropellaron a la víctima.

El copiloto señaló al juez instructor que él no pudo ver el atropello debido a que en ese momento "iba mirando hacia atrás", concretamente al grupo de personas que supuestamente los perseguían, y que "les llegaron a tirar sillas y botellas", un testimonio que, según las fuentes, "coincide completamente con el dado" por el conductor del coche, pero no así con el de los testigos, que defienden que se produjo un "volantazo" que tuvo como consecuencia el atropello.