4 de marzo de 2021
11 de septiembre de 2008

La Junta formula "alrededor" de 40 alegaciones al oleoducto de la refinería del grupo Gallardo

La Consejería de Medio Ambiente cree "no conveniente" un trazado "paralelo al Guadiamar" dada su "fragilidad ecológica"

SEVILLA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las alegaciones y "aportaciones" formuladas por la Consejería de Medio Ambiente ante los ministerios Industria, Turismo y Comercio y Medio Ambiente, Rural y Marino en cuanto a la refinería petroquímica proyectada por el grupo Gallardo en Los Santos de Maimona (Badajoz) son "alrededor de 40", dados los 15 municipios onubenses y sevillanos afectados por el oleoducto que incluye el proyecto.

La consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, informó hoy en rueda de prensa de que, dentro del periodo de información pública del proyecto, su departamento ha presentado "alrededor de 40" alegaciones o "aportaciones" "sobre todas las capas" que podrían verse afectadas por esta iniciativa empresarial, en alusión a la flora, la fauna o los espacios protegidos, por ejemplo.

En cuanto al contenido de tales alegaciones, Cinta Castillo indicó que no contienen "una graduación de riesgos", porque "no hay ni más ni menos gravedad" de los posibles efectos medioambientales del proyecto, sino "una imposibilidad o no" de instalar las conducciones derivadas de la aplicación de las normativas de protección del medio ambiente. "No hay una graduación de riesgos. Hay una normativa ante posibles riesgos", dijo señalando que tales leyes impiden la "posibilidad" de acometer determinadas actuaciones al objeto de preservar determinados valores y patrimonio del medio ambiente.

Castillo explicó que estas alegaciones se incluyen en las aproximadamente "80.000" que se han elevado a las instancias estatales por parte de administraciones, instituciones, empresas, organizaciones y particulares, si bien cerca de 50.000 "se repiten", por lo que, desde su perspectiva, "no es una cuestión cuantitativa".

Así, advirtió Castillo de que las "competencias" de la Administración andaluza por lo que al proyecto se refiere, se limitan a "informar a petición del ministerio o a propia iniciativa", por lo que se remitió al "estudio" que los ministerios realicen en cuanto a sus alegaciones y aportaciones y aseguró que la Junta de Andalucía "estará para lo que se le solicite".

DOCUMENTO DE CONSIDERACIONES

De hecho, un documento la Dirección General de Prevención y Calidad Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente rubricado el pasado 26 de junio y evacuado a la Dirección General de Industria y Energía de la Administración central, recogido por Europa Press, advierte de que el estudio de impacto ambiental aportado por la empresa "no analiza en profundidad" el protocolo de actuación en caso de vertido accidental en un acuífero, careciendo además de "análisis alguno" de un posible vertido accidental en el medio marino.

En dicho documento, de 36 páginas, reclama la Consejería de Medio Ambiente de forma expresa un "correspondiente análisis" de los posibles impactos sobre los lugares declarados de Interés Comunitario (LIC) y los hábitat naturales. Exige igualmente este documento "una valoración de los riesgos" del incremento del tráfico de petroleros en la costa onubense "en cerca de cien" buques al año.

En cuanto a los riesgos de vertido contemplados en el estudio de impacto ambiental de la empresa, este documento advierte de que aunque Refinería Balboa "estima la ocurrencia de vertido cada diez años", no aporta "ningún protocolo ni medida de actuación" en el caso de que se produjera tal incidente.

Además, recoge el documento hasta diez espacios naturales declarados LIC afectados por el "conjunto" de las alternativas contempladas en el proyecto por lo que al oleoducto se refiere, las Marismas del Odiel, el estuario del río Tinto, la dehesa del Estero y Montes de Moguer, la Laguna de Palos, las dunas del Odiel, la marisma y ribera del Tinto, el corredor ecológico de este río, Doñana en el norte y el oeste, el corredor ecológico del río Guadiamar y la sierra de Aracena y Picos de Aroche, advirtiendo de que el estudio de impacto ambiental "debe profundizar con mucho más detalle la incidencia" sobre los hábitat de Interés Comunitario.

ALUSIÓN AL DESASTRE DE AZNALCÓLLAR

Pormenoriza el documento el caso del corredor ecológico del río Guadiamar, que este año cumple el décimo aniversario de la catástrofe natural sufrida a consecuencia de la ruptura de una balsa de lodos tóxicos de la industria minera. De hecho, advierte de que el cruce con el corredor se plantea "a escasos metros del punto" en el que se produjo el citado incidente, que dio lugar a una de las mayores tragedias medioambientales de Europa.

El cruce, en concreto, "se produce en una zona de muy alta permeabilidad sobre terrenos" del acuífero Niebla-Posadas y a la altura de Gerena atraviesa "un cauce de agua permanente" con "afecciones lineales de diez metros sobre formaciones vegetales ripiarias". Tal extremo, lleva a la Consejería de Medio Ambiente a ver "no conveniente" un trazado "paralelo" al Paisaje Protegido Corredor Verde del Guadiamar "debido a su fragilidad ecológica", por lo que "se deberá atravesar por un solo punto para minimizar el riesgo de accidente".

El oleoducto, cabe recordarlo, atravesará los municipios sevillanos de El Ronquillo, El Garrobo, Gerena y Aznalcóllar, y de Zufre, Santa Olalla del Cala, Escacena del Campo, Paterna, Villalba, La Palma del Condado, Niebla, Bonares, Lucena, Moguer y Palos, en Huelva. Fuera de Andalucía, se verán afectados municipios de la provincia de Badajoz, como Monesterio, Fuente de Cantos, Calzadilla de los Barros y Los Santos de Maimona.