17 de septiembre de 2019
2 de noviembre de 2014

Un jurado enjuicia desde este lunes al acusado de matar a su hermano en La Rinconada por una deuda

SEVILLA, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un jurado popular enjuiciará a partir de este lunes a Francisco G.C., el hombre acusado de matar de tres disparos a su hermano en junio de 2013 en una nave de la agrupación agrícola ganadera 'La Jarilla' de La Rinconada tras mantener "fuertes rencillas y casi nulas relaciones desde hacía años, a raíz de graves problemas de índole económica", hechos por los que la Fiscalía le pide 22 años de cárcel.

De este modo, la Audiencia Provincial de Sevilla acogerá este lunes la constitución del jurado y la presentación de las alegaciones por las partes personadas en la causa, tras lo que tendrá lugar la declaración del imputado.

En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, la Fiscalía pide para el acusado 20 años de prisión por un delito de asesinato y dos años de cárcel por un delito de tenencia ilícita de armas, así como el pago de una indemnización de 150.000 euros a la esposa de la víctima, de 25.000 euros al hijo mayor del fallecido y de 53.000 euros a cada uno de sus dos hijos menores.

El Ministerio Público relata que el acusado, que poseía una pistola detonadora transformada para disparar munición careciendo de las oportunas licencias y permisos de armas reglamentarios, mantenía con la víctima "fuertes rencillas y casi nulas relaciones desde hacía años, a raíz de graves problemas de índole económica".

Ambos hermanos, según el fiscal, "usaban indistintamente una nave propiedad de la madre de ambos" ubicada en 'La Jarilla' para el almacenamiento de aperos y maquinaria agrícola, sirviendo a su vez como taller y garaje de vehículos tanto de uso agrícola como turismos, "si bien últimamente se encontraba en desuso al haber cesado el acusado en sus actividades agrícolas, mientras que la víctima solo la utilizaba como taller".

El imputado "conocía" que la víctima, algunos domingos o festivos, acudía sola a dicha nave para realizar determinados arreglos de su maquinaria, sobre todo en época de recolección de cosechas, de manera que, "en ejecución de un plan preconcebido y con la intención de acabar con la vida de su hermano", se dirigió en su coche a la nave sobre las 10,00 horas del 16 de junio de 2013 "llevando puestos un sombrero de paja y unas gafas de sol".

Una vez allí, y portando la pistola referida, el acusado se apostó en un lugar "desde el que acechaba la llegada de su hermano", tras lo que, "una vez cerciorado de que éste se encontraba en el interior de la nave, y mientras se encontraba arreglando una bomba de agua", el acusado entró y "de frente y a escasamente un metro de distancia, haciendo con ello imposible cualquier reacción defensiva, efectuó dos disparos con la intención de provocar la muerte de su hermano".

Uno de los disparos impactó en el ojo izquierdo de su hermano y otro en la región temporal, lo que provocó la caída de la víctima, y una vez en el suelo, Francisco G.C., "apoyando el cañón sobre la sien izquierda, o sea a cañón tocante", efectuó un tercer disparo sobre su hermano.

Todas las heridas "determinaron la muerte inmediata" de la víctima "al causar lesión irreversible de los centros nerviosos vitales", según el fiscal, que imputa al procesado un delito de asesinato, por el que pide 20 años de cárcel, y otro de tenencia ilícita de armas, por el que solicita dos años de prisión.