16 de diciembre de 2019
  • Domingo, 15 de Diciembre
  • 29 de junio de 2010

    Juzgan hoy a un acusado de atropellar con una furgoneta al dueño de un bar por venganza

    SEVILLA, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La Audiencia Provincial de Sevilla juzgará hoy martes a un hombre, identificado como J.L.B.P., para quien la Fiscalía pide ocho años de prisión y el pago de una indemnización de 8.913,84 euros por atropellar supuestamente al propietario de un bar ubicado en el término municipal de Isla Mayor.

    Según relata el Ministerio Público en su escrito de acusación, consultado por Europa Press, los hechos tuvieron lugar sobre las 15,00 horas del día 29 de agosto de 2008 en un bar ubicado en esta localidad, cuando el procesado recriminó al hijo de los dueños del establecimiento la actitud mantenida con su hermana.

    De este modo, y tras iniciarse una disputa entre ellos, el acusado optó por abandonar el lugar y dejar a su hermana y a su pareja en el domicilio materno. Tras ello, decidió volver al bar conduciendo una furgoneta, percatándose de que el hijo del dueño del bar se dirigía hacia él junto a otros familiares, provistos todos ellos de palos y barras.

    Por ello, decidió utilizar el vehículo para acometer contra éstos últimos, para lo que dirigió la furgoneta contra la terraza "arrollando sillas y mesas, consiguiendo con ello derribar las pérgolas y los brazos de anclaje de sujeción que éstas tenían en la fachada".

    "ABUSO DE SUPERIORIDAD"

    Relata que el encartado decidió acelerar el vehículo contra el dueño del bar, quien consiguió refugiarse en un primer momento al lado de la calzada y tras una señalización existente, lo que motivó que el procesado diera marcha atrás para dirigirse de nuevo contra este hombre, todo ello "con la finalidad de acometerlo para causarle grave menoscabo físico y pudiendo acabar con su vida".

    Así, logró atropellar a la víctima cuando esta se encontraba "a escasos metros" de introducirse en el bar "para refugiarse del acometimiento". Por todo ello, el fiscal pide para el acusado ocho años de cárcel por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa con la circunstancia agravante de abuso de superioridad.