29 de noviembre de 2020
8 de abril de 2006

Málaga.-El PP-A critica que el decreto de disolución del Ayuntamiento marbellí no regula el funcionamiento de la gestora

Lamenta que "se abre un período de incertidumbre y arbitrariedad donde se hará un experimento con el Ayuntamiento de Marbella"

SEVILLA, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PP-A, Juan Ignacio Zoido, criticó el "vacío legal" y la "incertidumbre" que introduce el Real Decreto publicado hoy en Boletín Oficial del Estado sobre la disolución del Ayuntamiento de Marbella (Málaga), donde, según aseguró la portavoz popular del Consistorio marbellí, Angeles Muñoz, "no se regula y no se dice nada sobre el funcionamiento de la gestora".

En rueda de prensa, Zoido abogó por la puesta en marcha de una gestora "de carácter técnico, políticamente neutral y con personas capacitadas" y rechazó los intereses "partidistas" del PSOE, al que advirtió de que no emplee "una vía indirecta o retorcida" para gobernar Marbella. "Estaremos ojo avizor y no vamos a consentir la utilización del PSOE, que no ganó las elecciones y su cabeza de lista está en la cárcel", agregó.

Zoido valoró la reunión entre el presidente de la Junta, Manuel Chaves, y el presidente del PP-A, Javier Arenas, aunque aseguró que Arenas "desconocía que también Chaves fuera a reunirse con Valderas".

Agregó que el PP-A "no entiende de ninguna forma la exclusión producida en estas reuniones bilaterales del secretario general del PA, Julián Alvarez". "El PP no va a consentir que un partido pueda quedar marginado o aislado sobre todo cuando no hay una causa objetiva", insistió.

Lamentó en ese sentido que "cuando alguien no está de acuerdo con el Gobierno de Chaves se le castiga con no participar en un proyecto, y eso es algo propio de un régimen político no auténticamente democrático".

Sobre las funciones de la gestora, Angeles Muñoz lamentó que "se abre un período de total incertidumbre, total arbitrariedad y sin normativa ninguna, donde se hará un experimento con el Ayuntamiento de Marbella y donde el presidente de la Diputación de Málaga, Salvador Pendón, tendrá que innovar, inventar y reglamentar el futuro del municipio durante 15 meses".

Por otro lado, Zoido reiteró la petición del PP de modificación legal para que por vía de urgencia se pueda convocar elecciones en Marbella, apuntó que cualquier otra medida "es alargar la provisionalidad que desgraciadamente viene manteniendo el Ayuntamiento marbellí en los últimos meses".

"Queremos devolverle la dignidad a los ciudadanos de Marbella dándole la oportunidad de que puedan votar inmediatamente", agregó Zoido para el que "añadirle a lo ya sucedido en Marbella otros 15 meses de provisionalidad puede ser letal para los intereses de la ciudad", añadió el dirigente popular.

EFECTOS DEL DECRETO

Sobre el decreto de disolución, Angeles Muñoz, indicó que el decreto publicado hoy "es totalmente irresponsable", donde "se hace más referencia al Ayuntamiento en funciones que a la gestora, a la que sólo se le dedica cuatro líneas donde no existe ninguna normativa que lo vaya a desarrollar y con el que se incrementa la provisionalidad y la falta de concreción".

"El decreto introduce un vacío legal sobre cómo va a ser el funcionamiento de la gestora y deja en evidencia que al Gobierno no le interesa ni Marbella ni su futuro y sólo quiere salir del paso", lamentó Muñoz, que insistió en que "lo que vaya a hacer la comisión gestora es un auténtico enigma".

Muñoz, que precisó que los concejales populares en el Ayuntamiento marbellí no formarán parte de la gestora, consideró que "se trata de un castigo para Marbella y de forma injusta". También precisó que la gestora "no podrá hacer un presupuesto ni tomar decisiones importantes en los ámbitos económico o urbanístico durante 15 meses".

"No nos importa tanto el número de miembros de la comisión gestora sino las funciones de ésta y el día a día que tendrá dicha comisión", añadió la portavoz municipal, que citó la paralización de servicios como la grúa "donde sus trabajadores no saben si cobrarán su sueldo", o la limpieza de las calles, de forma que "los colectivos del Ayuntamiento no saben en qué situación se van a quedar".