20 de abril de 2019
17 de marzo de 2010

El paciente trasplantado de cara en el Virgen del Rocío de Sevilla pasa a planta tras seis semanas en UCI y Quemados

El paciente trasplantado de cara en el Virgen del Rocío de Sevilla pasa a planta tras seis semanas en UCI y Quemados
HOSPITAL VIRGEN DEL ROCÍO

SEVILLA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El paciente que el pasado 26 de enero se sometió en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla al primer trasplante facial de Andalucía y segundo de España ha pasado ya a planta hospitalaria, después de permanecer durante cinco semanas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del centro sanitario y una semana más en la Unidad de Quemados.

Según anunciaron a Europa Press fuentes sanitarias del citado centro, el pase a planta de hospitalización convencional tuvo lugar a última hora de la tarde de este pasado lunes, dispositivo donde continuará con su asistencia durante las próximas semanas.

En concreto, las mencionadas fuentes precisaron que el paciente ha permanecido durante cinco semanas en la UCI del centro, al objeto de vigilar posibles rechazos del alotrasplante facial y dispensarle unos cuidaados más especiales.

Del mismo modo, indicaron que ha estado una semana más en la Unidad de Quemados, un dispositivo intermedio entre la UCI y la planta de hospitalización convencional y donde se le ha llevado a cabo distintos cuidados y terapias rehabilitadoras de las fases más agudas del periodo post-trasplante.

La operación para la extracción e implante del trasplante facial se llevó a cabo entre el 26 y el 27 de enero de este año y después de 30 horas de intervención quirúrgica, en lo que supuso el primer procedimiento del tipo que tuvo lugar en Andalucía, segundo en territorio español y noveno en el mundo, tras su aprobación por el Comité de Ética aprobó en el mes de mayo de 2009.

El equipo quirúrgico de extracción e implante estuvo compuesto por cirujanos plásticos, maxilofaciales, anestesistas, oftalmólogos, médicos residentes, profesionales de enfermería y un anaplastólogo, aunque también intervenieron profesionales de los servicios de Cuidados Críticos, Radiología, Inmunología, Bioquímica, Hematología y Microbiología, entre otros.

El equipo médico ya destacó igualmente, como parte fundamental de desarrollo de la cirugía, todo el proceso previo de preparación, coordinación y planificación de este importante grupo de personas, de guardia permanente desde el pasado 21 de septiembre, tras recibir luz verde de la Comisión Nacional de Trasplantes y la Comisión Autonómica de Ética e Investigación Sanitaria de la Consejería de Salud.

De hecho, el equipo clínico estuvo entrenándose durante todo un año con donantes cadáver para llevar a cabo ahora esta intervención, que también se valió de la simulación virtual en tres dimensiones.

En concreto, antes de proceder a la realización de la extracción del tejido a implantar y de la cirugía propiamente dicha, los profesionales realizaron pruebas virtuales de coincidencia de estructuras faciales del donante y del receptor mediante el Software Virtual 3D (VirSSPA) para confirmar la idoneidad del tejido y comprobar que los tejidos compuestos donados coincidían exactamente con la totalidad de la estructura facial enferma.

En cuanto a la posibilidad de que se registrasen complicaciones postquirúrgicas en el paciente, la propia consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero, ya explicó que las 72 horas posteriores a la operación eran "fundamentales" de cara a conocer si el trasplante facial no producía ningún tipo de rechazo al receptor.

Con todo, unos días después al trasplante el paciente evolucionó satisfactoriamente, hasta el punto de que la posibilidad de que pudiera sufrir un rechazo hiperagudo del injerto había bajado "enormemente", aunque no estuvierse exento de que sufriese "algún tipo de infección o rechazo", según destacaba el mismo equipo clínico que había llevado a cabo este caso. Así, el propio director de la Unidad de Cirugía Plástica y Grandes Quemados, Tomás Gómez Cía, admitía que este paciente podría ser objeto de un retrasplante, en el caso de que su sistema inmunológico rechazara el primer injerto.

De hecho, el cirujano maxilofacial y miembro también de este equipo quirúrgico González Padilla indicó que para la regeneración óptima de los nervios y tejidos trasplantandos tendrán que pasar de unos 10 a 12 meses para saber si se recuperarán esas estructuras nerviosas.