16 de octubre de 2019
  • Martes, 15 de Octubre
  • 16 de septiembre de 2019

    Patrimonio señala afecciones a los azulejos de la juguetería Cuevas y pide otro expediente sancionador más

    Reclama "documentación complementaria" respecto a la licencia solicitada y avisa de "incongruencias" en el proyecto original

    Patrimonio señala afecciones a los azulejos de la juguetería Cuevas y pide otro expediente sancionador más
    Estado de la antigua juguetería CuevasEUROPA PRESS

    SEVILLA, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

    En un contexto en el que el Ayuntamiento de Sevilla tramita un expediente sancionador contra la empresa promotora de las obras acometidas en el local de la antigua y emblemática tienda de coleccionismo y juguetes Cuevas, por el inicio de las mismas sin la preceptiva licencia municipal, la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico ha propuesto a la Consejería de Cultura que emprenda su propio expediente sancionador, al no contar los trabajos con autorización pese al carácter catalogado del edificio y mediar posibles afecciones a los azulejos del local.

    Cronológicamente, un acta de la Gerencia de Urbanismo fechada el pasado 2 de julio y recogida por Europa Press refleja que el 19 de junio, el local correspondiente a la antigua tienda de coleccionismo, maquetas y curiosidades Cuevas fue objeto de una inspección por parte de una arquitecta del servicio municipal de Licencias e Inspección y dos agentes de la Policía Local, quienes comprobaron que en el establecimiento estaban siendo ejecutadas unas obras destinadas a la "redistribución, modificación de los huecos en fachada y modificación de revestimientos de fachada, con eliminación de azulejos preexistentes, para su adecuación a café bar sin cocina y sin música".

    Todo ello cuando en enero, la Gerencia de Urbanismo había declarado "ineficaz" una declaración responsable sin intervención de técnico que había presentado la empresa para sus obras, "por haberse determinado por parte del promotor que se trata de un edificio que carece de protección, pudiéndose comprobar que el inmueble se encuentra catalogado con nivel D, protección parcial en grado dos".

    Ya en febrero, y mediante una nueva declaración responsable, la empresa obtuvo autorización para "obras de sustitución de carpintería sin alterar las dimensiones de huecos, sustitución de revestimientos interiores y sustitución o mejora de instalaciones", pero según el acta de la Gerencia de Urbanismo, en el momento de la inspección estaba aún en trámite una licencia de obras solicitada después por la empresa para trabajos "de reforma parcial mediante la redistribución del local y afección de huecos y revestimientos de fachada para su adecuación a café bar sin cocina y sin música".

    OBRAS SIN AUTORIZACIÓN

    Por eso, la arquitecta municipal determinó que las obras acometidas "excedían" lo autorizado en febrero mediante la segunda declaración responsable. "A día de la fecha del presente informe, las obras detectadas carecen de su preceptiva autorización que las ampare, dado que se encuentra en tramitación la solicitud de licencia", zanjaba la arquitecta técnica de la Gerencia de Urbanismo.

    Y aunque como consecuencia de ello se ordenó la "inmediata paralización de los trabajos", incluso dejando sin efecto la declaración responsable de febrero para obras de carpintería y en los revestimientos interiores, siendo tal extremo notificado a los promotores de las obras, una nueva inspección cursada el 24 de junio habría puesto de relieve que dicho requerimiento había sido "incumplido" al seguir en marcha las obras.

    Por eso, y según refleja el acta de la Gerencia de Urbanismo, fue acometida la "paralización" de los trabajos mediante el "precinto" del local, afrontando la empresa promotora de las obras un expediente sancionador por parte de la Gerencia con una propuesta de multa de 4.499,50 euros por una infracción urbanística "grave".

    A partir de ahí, pesa en el asunto la reunión celebrada ya a finales de julio por la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, adscrita a la Consejería de Cultura. Y es que en dicha sesión fue analiza la licencia de obras solicitada para actuar en el local de la antigua juguetería, al tratarse de un edificio catalogado con nivel D, lo que conlleva que cualquier autorización esté sujeta al visto bueno previo de la Consejería de Cultura.

    PROYECTO "INCONGRUENTE"

    La resolución de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico sobre dicha petición de licencia de obras, recogida por Europa Press, no sólo reclama "documentación complementaria" sobre el proyecto planteado, imponiendo "condiciones" respecto al tratamiento inicialmente diseñado para los huecos de fachada, sino que avisa de que "el proyecto es incongruente con la realidad ejecutada, dado que se menciona que la carpintería de todos los huecos es de madera de iroko y se ha constatado que no es así en la realidad ejecutada".

    Pero además, la comisión propone a la Consejería de Cultura "la incoación de un procedimiento sancionador al constatarse no sólo que la obra ha comenzado sin la preceptiva autorización, sino que además uno de los azulejos exteriores ha sido retirado, desconociéndose dónde se encuentra actualmente, y que el otro está mucho más deteriorado que antes de comenzar las obras".

    Contador

    Lo más leído en Andalucía