25 de octubre de 2020
7 de marzo de 2014

La plantilla de la base aérea de Morón reclama revisar el convenio para fijar "contraprestaciones" en empleo

MORÓN DE LA FRONTERA (SEVILLA), 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los trabajadores de 'Vinnell-Brown & Root Spain' (VBR), la sociedad gestora del mantenimiento de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla), cuyo uso comparten España y Estados Unidos, avisan de que el Gobierno español está "perdiendo la oportunidad" de revisar el convenio bilateral relativo al uso de estas instalaciones militares, al permitir sin más que la presencia militar estadounidense se eleve a 850 infantes de marina y 17 aeronaves, extremo este último anunciado por el ministro de Defensa, Pedro Morenés. La plantilla española de la base aérea ha sufrido dos expedientes de regulación de empleo (ERE) en los últimos años con unos 185 despidos y los trabajadores critican que el incremento de la actividad militar no contrarreste la pérdida de empleo.

Javier Domínguez, portavoz del comité de empresa, ha explicado a Europa Press que el anuncio del ministro de Defensa constituye una mala noticia para los trabajadores españoles de estas instalaciones militares, sobre todo porque Morenés ha mencionado especialmente que no será necesario modificar el convenio bilateral de cooperación que regula el uso de la bas, porque el despliegue sigue teniendo carácter temporal y no supera el máximo de 900 infantes de marina estipulado por el acuerdo.

Y es que los trabajadores reclaman una renegociación de dicho convenio bilateral al objeto de que el mismo incluya "contraprestaciones" obligatorias para el área de influencia de la base de Morón en materia de puestos de trabajo. Y es que, como bien explica el comité de empresa de 'VBR', Estados Unidos amplió en 2013 su contingente con el despliegue de 500 marines, seis aviones polivalentes V-22 y dos aviones del conocido modelo Hércules, ahora amplía nuevamente su presencia militar, pero la plantilla española de la base aérea ha sufrido dos expedientes de regulación de empleo en los últimos años.

"En 2010 había seis trabajadores por cada militar y ahora habrá tres militares por cada trabajador", ha enfatizado Javier Domínguez, quien insiste en avisar de una estrategia destinada a sustituir paulatinamente a los trabajadores españoles por militares o personal estadounidense. "Estados Unidos hace lo que le da la gana", ha lamentado a modo de resumen.