15 de noviembre de 2019
29 de julio de 2009

El pleno de Camas da cuenta de la situación del ex alcalde Pazos y sus afines para que la Secretaría resuelva

Pavón reclama que se les considere concejales no adscritos y reclama la entrega de sus actas

CAMAS (SEVILLA), 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

El pleno del Ayuntamiento de Camas (Sevilla) ha dado hoy cuenta de la resolución mediante la que la Comisión de Arbitraje y Garantías Democráticas de IU-CA aprobó la expulsión del ya ex alcalde Juan Ignacio Pazos y sus tres concejales leales, dando igualmente cuenta de sus argumentos contra dicho procedimiento de expulsión, por lo que debe ser la Secretaría del Consistorio el órgano que resuelva si finalmente estos concejales se convierten o no en ediles no adscritos.

El alcalde de Camas, Rafael Recio (PSOE), informó a Europa Press de que la propuesta de Alcaldía relativa a la toma en conocimiento de la resolución de la Comisión de Arbitraje y Garantías Democráticas de IU-CA, que avala las decisiones del Consejo local y la Ejecutiva regional relativas a la expulsión de Pazos y sus afines, ha sido finalmente retirada del orden del día al reclamar el ex alcalde su debate, algo que no procedía al tratarse de "una cuestión de índole orgánica, no institucional".

En ese sentido, se ha sustituido la propuesta por una "dación de cuentas" mediante la que el pleno, sin debate o votación, ha tomado conocimiento tanto de la resolución de la Comisión de Arbitraje y Garantías Democráticas de IU-CA, como de los motivos esgrimidos por Juan Ignacio Pazos y sus concejales leales para conservar las siglas del partido, siendo derivados ambos documentos a la Secretaría del Ayuntamiento para que "resuelva" si estos cuatro concejales desgajados del Grupo de IU-CA son declarados finalmente ediles no adscritos. "Es la Secretaría quien tiene que dirimir el asunto", zanjó el nuevo alcalde de Camas.

El coordinador local de IU-CA y ex alcalde, Agustín Pavón, dijo a Europa Press de su lado que la toma en conocimiento de la citada resolución, ya constituye propiamente la "ruptura" absoluta de lazos entre la federación de izquierdas y estos concejales, por lo que les reclamó nuevamente la entrega de sus actas y solicitó al alcalde impida su participación en la Junta de Portavoces, las comisiones informativas o los órganos representativos de las fundaciones o empresas públicas. Deben tener, según dijo, "el tratamiento que corresponde a unos concejales no adscritos".

La Comisión andaluza de Arbitraje y Garantías Democráticas de IU, como se recordará, confirmó recientemente la decisión de la Ejecutiva regional del partido de expulsar a cuatro concejales de Camas entre los que figura el ex alcalde Juan Pazos, quien el pasado 21 de mayo renunció a la Alcaldía asediado por una moción de censura. La formación de gobierno con el PSOE tras el cisma sufrido por el Grupo municipal de IU-CA, de hecho, fue el motivo de los expedientes de expuslión incoados desde la estructura local, coordinada por el mentor político de Pazos y ex alcalde Agustín Pavón.

La Comisión andaluza de Arbitraje y Garantías Democráticas, finalmente, desestimó así los recursos formulados contra los expedientes por Pazos y sus ediles leales y, por ende, confirmó la decisión de la Ejecutiva de IU-CA de expulsar a estas personas de la federación de izquierdas.

LA CAÍDA DE PAZOS

La situación de Pazos se precipitó después de que la ejecutiva de IU-CA aprobase los expedientes de expulsión incoados por la estructura local del partido, liderada por el ex alcalde y tutor de Pazos Agustín Pavón, contra el primer edil y los concejales del Grupo de la federación de izquierdas que le habían seguido en su pacto de gobierno con el PSOE, pues dichos procedimientos derivaron de la decisión del alcalde de formar gobierno con el PSOE a espaldas de la directiva local del partido.

Aunque Pazos y sus concejales leales recurrieron las expulsiones ante las comisiones federal y andaluza de Garantías Democráticas de IU, el coordinador local, Agustín Pavón, solicitó en el Ayuntamiento que estos ediles fueran declarados concejales no adscritos, --y por ende tránsfugas--, motivando finalmente que el PSOE reclamase la dimisión de su propio socio de gobierno y terminase promoviendo una moción de censura en su contra. Finalmente, Pazos dimitió asediado por las reclamaciones de renuncia y la citada moción de censura.