8 de marzo de 2021
5 de diciembre de 2014

El PP defiende que no está "en el saco" de Fitonovo y reprocha a Díaz la situación de Carmelo Gómez

SEVILLA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Partido Popular de Sevilla ha pedido a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, que "no meta en el mismo saco a todos los partidos en el Ayuntamiento de Sevilla por el caso Fitonovo, porque en estos momentos en ese saco solo están PSOE e IU" y critica la hipocresía de Susana cuando "intenta dar lecciones en Sevilla mientras tiene sentado a su lado a un político que ha estado a sueldo de Lanzas".

El presidente del PP de Sevilla, Juan Bueno, ha asegurado que "es lamentable que la presidenta de la Junta afirme que Fitonovo está dañando a los tres partidos municipales porque ella sabe que en estos momentos los únicos partidos políticos que tienen implicados en este caso son el PSOE e IU", toda vez que el exconcejal del PP Joaquín Peña causó baja entre las filas del PP tras ser imputado en las citadas diligencias judiciales.

"La reacción del PP y del gobierno de Zoido ante la mera sospecha de implicación ha sido es y será la tolerancia cero, Y así lo han podido comprobar los sevillanos. Sin embargo, no es esta la política que han seguido PSOE e IU", avisa el presidente provincial del PP.

Bueno ha afirmado que "hay que recordar a Susana que la trama de Fitonovo tuvo su origen y su desarrollo cuando gobernaba PSOE e IU, así que no intente ensuciar a otros partidos con tramas generadas bajo su gobierno". "Pero es que además, es una absoluta hipocresía que, quien quiere ahora abanderar y reclamar limpieza política, tiene sentado junto a ella a un político a sueldo de Lanzas".

Según Bueno, "a lo mejor hay recordar a la presidenta que, uno de sus pilares en el partido, el secretario de formación y nuevos afiliados, Carmelo Gómez, estuvo cobrando de una empresa pantalla de Juan Lanzas sin trabajar".

"A lo mejor hay que recordar a Susana Díaz que la mayor trama de corrupción de la historia de la democracia se originó en la provincia de Sevilla y bajo el paraguas de su partido. Por lo que a lo mejor, la que tendría que aclarar lo que ha pasado con Fitonovo y otros escándalos judiciales es ella, su partido y ahora también su compañero del bipartito, IU".

La operación Enredadera, derivada de la operación Madeja, que investigaba ya los contratos públicos adjudicados a la empresa Fitonovo, se saldó como es sabido con la detención de 32 personas en 13 provincias de España, motivando después sonadas imputaciones como las del ex primer teniente de alcalde de Sevilla Antonio Rodrigo Torrijos (IU-CA), el exconcejal del PSOE Manuel Gómez Lobo o el propio José Manuel García, quien ha renunciado a su acta de concejal en el Ayuntamiento hispalense tras ser imputado por la juez a cuenta de su papel como ex delegado municipal de Deportes.

FUNCIONARIOS Y POLÍTICOS

En la causa figuran también como imputados el antiguo asesor de IU-CA Antonio Miguel Ruiz Carmona; el exconcejal del PP Joaquín Peña; el exasesor socialista Domingo Enrique Castaño; el exjefe del servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento Francisco Amores; el jefe de mantenimiento del Parque María Luisa, Francisco Luis Huertas; el funcionario de la Diputación de Sevilla Carlos Podio; el también funcionario de la Diputación Francisco Javier Heredero; el funcionario jubilado de esta institución Elías Oliver; y diferentes directivos y empleados de Fitonovo.

En paralelo, uno de los empresarios de Fitonovo ha declarado ante la juez Alaya que el concejal del PP Gregorio Serrano pidió supuestamente a Fitonovo que instalase "gratis" un parque infantil en la comandancia de la Guardia Civil de Montequinto", en Dos Hermanas, y el funcionario municipal Francisco Amores, imputado en la causa, habría declarado que cuenta con documentación que podría afectar al propio alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP).

El testimonio de Amores, en ese sentido, motivó que el alcalde presentase en los juzgados un acto de conciliación, previo a la interposición de una querella, al considerar Zoido que las declaraciones del funcionario fueron "aseveraciones con temerario desprecio a la verdad que podrían ser constitutivos de sendos delitos de injurias graves o calumnias", según el escrito recogido por Europa Press, un documento que además avisa de un "evidente atentado al honor, a la dignidad personal y profesional y a la propia imagen" de Zoido.

Para leer más