27 de octubre de 2020
22 de septiembre de 2020

A prisión por acosar a su expareja en Dos Hermanas (Sevilla), de cuya casa tenía siete llaves, y dañar su coche

A prisión por acosar a su expareja en Dos Hermanas (Sevilla), de cuya casa tenía siete llaves, y dañar su coche
Parte de los daños causados al coche por el individuo detenido en Dos Hermanas - POLICÍA NACIONAL

SEVILLA, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Autoridad Judicial ha decretado el ingreso en prisión a R.B.I., de 45 años de edad, tras ser detenido por la Policía Nacional en la localidad sevillana de Dos Hermanas por el acoso y hostigamiento hacia su expareja, de cuya vivienda contaba con hasta siete llaves de diferentes accesos, así como los daños ocasionados en su vehículo.

En este sentido, el juzgado, además de decretar la pena de prisión de ocho meses para el detenido, que no tiene arrestos anteriores, ha impuesto el pago de una multa por los daños ocasionados en el turismo y la prohibición de aproximarse y comunicarse con la víctima.

En un comunicado, la Policía Nacional detalla que los hechos coinciden con la compra de un vehículo por parte de la víctima, ya que, desde ese mismo día, comenzó a observar que alguien le provocaba daños en la carrocería y le iba sustrayendo elementos exteriores, "llegando un día a encontrarse el radiador manipulado e incluso detectar que le habían echado algún tipo de sustancias en el depósito del combustible que provocó su inutilización".

Los hechos fueron denunciados ante la Policía Nacional, iniciándose diligencias de investigación que permitieron constatar la presencia de la expareja en los aledaños del domicilio, así como relacionar los ataques informáticos que sufría la víctima en los perfiles de sus redes sociales.

En este marco, agentes pertenecientes a la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Comisaría de Dos Hermanas han detenido la semana pasada al presunto autor de estos hechos narrados, tras haber sido sorprendido saliendo del interior del domicilio de la víctima, interviniéndole siete copias de llaves pertenecientes a las diferentes estancias de su vivienda, desde la llave del buzón hasta la de la puerta del garaje, así como dos dispositivos electrónicos que llevaba ocultos, correspondiéndose estos con los terminales desde los que había realizado los ataques informáticos a los perfiles de las redes sociales de la víctima.

El delito de acoso y hostigamiento fue introducido en el Código Penal para dar cobertura a conductas insistentes, incluso persecutorias, que se suelen dar entre exparejas. El no aceptar un 'no' por respuesta e insistir en retomar la relación --ya sea a través del teléfono o buscando la cercanía física-- puede suponer la comisión de una infracción penal.