7 de marzo de 2021
30 de marzo de 2014

El PSOE, molesto con una respuesta "displicente" del Gobierno a una de sus preguntas sobre el Peñón

El PSOE, molesto con una respuesta "displicente" del Gobierno a una de sus preguntas sobre el Peñón
ÁLEX SÁEZ

Sáez acusa al Ejecutivo de "abrir un conflicto" en el Peñón sin dar soluciones a las poblaciones del Campo de Gibraltar afectadas

MADRID, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso ha expresado su disgusto tras recibir del Gobierno una respuesta "displicente" a una pregunta parlamentaria que dirigió al Ejecutivo relacionada con el contencioso de Gibraltar.

En declaraciones a Europa Press, el portavoz adjunto de Exteriores en la Cámara Baja, Alex Sáez, ha expresado su malestar después de que el Ejecutivo no solo no haya contestado a una de las preguntas escritas que habitualmente dirige al Gobierno, sino que le haya dado una respuesta que considera "displicente".

Sáez registró en el Congreso una iniciativa preguntando al Ejecutivo si había previsto "medidas de compensación" a los trabajadores españoles que "diariamente tienen que cruzar la frontera con Gibraltar para paliar las retenciones que el propio Gobierno está causando con sus decisiones", en alusión a las colas que se forman en la Verja cuando España refuerza los controles.

En su respuesta, a la que ha tenido acceso Europa Press, el Gobierno le pide al diputado "una mayor precisión" sobre las retenciones a las que se refiere Sáez "ya que del contexto literal de la pregunta no se infiere claramente el objeto de la misma".

Sáez ha aprovechado para acusar al Gobierno de Mariano Rajoy de haber "abierto un conflicto" en Gibraltar sin haber aportado posteriormente "soluciones" al problema, mientras las poblaciones del Campo de Gibraltar sufren las consecuencias.

¿QUÉ PASA CON LAS REUNIONES AD HOC?

El diputado ha exigido al ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, que ponga en marcha las reuniones ad hoc con Reino Unido "tal y como se comprometió" para "dar soluciones" a los problemas del día a día en el Campo de Gibraltar.

Ha criticado asimismo que el Gobierno enterrara el Foro tripartito de Diálogo entre Madrid, Londres y Gibraltar, que creó el anterior Ejecutivo socialista, y que, hoy por hoy, no exista ningún foro donde las partes implicadas pueden abordar los problemas del día a día en la zona.

España y Reino Unido han explorado en los últimos meses la posibilidad de reunirse en un formato ad hoc para tratar contenciosos específicos en torno a Gibraltar, sin entrar en la disputa de fondo en torno a la soberanía. Sin embargo, el estatus que Gibraltar tendría en estos encuentros ha impedido alcanzar un acuerdo.

La iniciativa de estos encuentros ad hoc partió del ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague. A Margallo le pareció bien la idea, pero dejó claro que en esas reuniones tendrían que estar presentes, en función de los temas, las autoridades competentes en las materias que se aborden, lo que incluiría no solo a Gibraltar sino también a las autoridades regionales y locales del Campo de Gibraltar.

Gibraltar, al que apoya Reino Unido, se resiste a abandonar el formato tripartito creado en tiempos del anterior Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y que le ponía en igualdad de condiciones con dos Estados soberanos como España y Reino Unido. Así, se opone a que su estatus se equipare al de la Junta de Andalucía u otras autoridades locales del Campo en encuentros a cuatro bandas.