25 de agosto de 2019
31 de diciembre de 2010

La Sala Q echa el cierre este viernes con un concierto de Los Aslándticos

Tras seis años como espacio de referencia del rock, la sala sevillana cierra por motivos económicos

La Sala Q echa el cierre este viernes con un concierto de Los Aslándticos
WWW.LOSASLANDTICOS.COM

SEVILLA, 31 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Sala Q de Sevilla cierra sus puertas tras seis años este viernes 31 de diciembre por problemas económicos, y lo hace con la actuación de la banda cordobesa Los Aslándticos, "quienes han organizado la fiesta de despedida y que ofrecerán una actuación en directo con entrada y barra libre a modo de cotillón de fin de año", ha explicado su responsable Juan Manuel Martín.

En declaraciones a Europa Press, Martín ha señalado que la decisión de echar el cierre se tomó antes del pasado verano y que dedicó todo el periodo estival a programar todo el fin de año, un maratón de conciertos titulado '100% Qultura', que ha acogida la actuación de gente como Hora Zulú, Paul Gilbert, Sober, Anathema, The Fuzztones, Obus, Loquillo, Love of Lesbian, Los Delinqüentes o La Unión.

"La intención era tener un final digno, y tapar parte de la gran deuda que tiene la Sala", pero, ha añadido, "la cosa no ha salido cómo pensábamos". "Aunque octubre y noviembre ha ido bastante bien, la crisis ha hecho que en diciembre todo haya salido muy mal, porque parece que la gente no quiere gastar el dinero en este tipo de cosas, y se ha notado un bajón tremendo", ha lamentado Martín.

No obstante, ha dejado claro el responsable de este templo del rock de la capital andaluza que "nunca se previó que esta actividad sirviera para remontar". En este sentido, Martín ha apuntado que la deuda y la falta de apoyo institucional "no prevé que cubriéndolo todo podamos seguir y que vaya bien, porque cubrirlo todo significaría estar otra vez dos o tres años acumulando problemas, y al final acabar".

Preguntado sobre la posibilidad de volver, Martín ha dicho que "la única esperanza en una empresa de la que estamos pendiente y que se podría quedar con la Sala y la actividad sería la misma, aunque con otro nombre". "Es una empresa fuerte y entiendo que el proyecto que tienen puede funcionar, porque tienen más trato con las instituciones que nosotros, que no hemos tenido un contacto nada fácil", concluye.