15 de septiembre de 2019
2 de febrero de 2009

Sevilla.- El alcalde de Guillena asegura que el nuevo PGOU resuelve los defectos de la antigua fábrica de caucho

GUILLENA (SEVILLA), 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Guillena (Sevilla), Justo Padilla (PSOE), aseguró hoy que el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) ya subsana los defectos detectados por la Comisión de Ordenación del Territorio y Urbanismo en cuanto a la iniciativa de dotar de usos terciarios a la antigua fábrica de caucho, recordando que el nuevo planeamiento obra ya en poder de la oposición para que los concejales de IU-CA y PP expongan sus propuestas antes de que el texto sea elevado a pleno para su debate y aprobación definitiva.

En declaraciones a Europa Press, Padilla explicó que ha concedido a los grupos de oposición, IU-CA y PP, un plazo de 15 días para estudiar el contenido del nuevo planeamiento urbano, un texto cuya redacción subsana los defectos detectados por la Comisión provincial de Ordenación del Territorio y Urbanismo en cuanto a la iniciativa del Ayuntamiento de dotar de usos terciarios a los 3.058,10 metros cuadrados de la antigua fábrica de caucho, pues dicho organismo había suspendido la aprobación de esta modificación del vigente PGOU a cuenta de estas incorrecciones a la espera de su corrección por parte del Gobierno municipal.

La subsanación de estos defectos que impidieron la aprobación de esta modificación del PGOU en el seno de la Comisión provincial de Ordenación del Territorio y Urbanismo, según el alcalde, "ya está recogida" en el nuevo planeamiento urbano, que será debatido en un pleno mientras se mantiene el recurso formulado por el Gobierno municipal que lidera Padilla contra el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que anulaba el visto bueno de la Comisión de Ordenación del Territorio y Urbanismo.

El TSJA, cabe recordarlo, detectaba en el nuevo planeamiento un incumplimiento un de la Ley 7/02 de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) después de que un recurso judicial ya motivara en 2005 la suspensión del nuevo PGOU, extremo que ocasionó el retrotraimiento del procedimiento para dar cumplimiento a la sentencia con el proceso ahora en curso.