25 de noviembre de 2020
1 de abril de 2007

Sevilla.- El CAAC acercará en una muestra las actividades del movimiento Fluxus en la antigua República Federal Alemana

La exposición exhibirá fotografías, carteles, cartas y películas relacionados con los artistas fluxus como George Maciunas

SEVILLA, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) de Sevilla acogerá después de Semana Santa, del 12 de abril al 30 de junio, la exposición organizada en colaboración con el Institut für Auslandsbeziehungen de Stuttgart (IFA) 'Una larga historia con muchos nudos. Fluxus en alemania 1962-1994', una muestra que acercará las actividades que el movimiento artístico Fluxus realizó en la antigua República Federal Alemana.

La exposición reúne diversos tipos de materiales, como fotografías, carteles, cartas, películas, grabaciones, libros y partituras, relacionados con los festivales, conciertos y presentaciones más importantes de los artistas fluxus en Alemania, así como una selección de los Flux-filmes editados por el propio George Maciunas, según fuentes de la organización consultadas por Europa Press.

El Monasterio de la Cartuja albergará obras de Joseph Beuys, George Brecht, John Cage, Henning Christiansen, Robert Filliou, Ludwig Gosewitz, Al Hansen, Geoffrey Hendricks, Dick Higgins, Joe Jonesm Ute Klophausm, Milan Knizak, Alison Knowles, Arthur Köpcke, Manfred Leve, George Maciunas, Nam June Paik, Benjamin Patterson, Robert Rehfeldt, Dieter Roth, Gerhard Rühm, Takako Saito, Tomas Schmit, Daniel Spoerri, Endre Tót, Ben Vautier, Wolf Vostell y Emmett Williams.

En septiembre de 1962, el empresario y artista lituano George Maciunas organizó en el Städtisches Museum de Wiesbaden (Alemania) un festival centrado en la música experimental que acogió durante cuatro fines de semana a artistas de diversas disciplinas. A partir de ese evento se agruparán bajo el término "fluxus" una serie de conciertos, manifiestos, acciones de arte público, performances y ediciones que se realizan entre principios de los años sesenta y mediados de la década de los noventa del siglo pasado en diferentes ciudades de Europa, Estados Unidos y Japón.

Fluxus es, ante todo, una red multidimensional de representaciones, encuentros, ideas y objetos que se tejió durante un extenso periodo de tiempo en un marco geográfico amplio y difuso. O, como explica gráficamente el título de esta muestra parafraseando a Lewis Carroll, Fluxus es "una larga historia con muchos nudos".

En concreto, es una historia que han contribuido a trazar músicos, literatos y artistas visuales como John Cage, Robert Filliou, Henry Flynt, Takako Saito, Daniel Spoerri, Dieter Roth, Nam June Paik, Ben Vautier o La Monte Young y que, según Ursula Zeller, "representa de manera paradigmática la acelerada internacionalización del arte en los últimos decenios" pues "va más allá de límites estatales o nacionales".

La presente exposición se acerca a las actividades de este movimiento en la antigua República Federal Alemana, un país que desde finales de los años cincuenta ha tenido un papel central en el desarrollo del arte contemporáneo.

Además de ofrecer documentación sobre las distintas presentaciones que organizó George Maciunas en ciudades como Darmstadt, Düsseldorf, Colonia, Wuppertal, Berlín o la ya citada Wiesbaden, la muestra analiza la relación de Fluxus con la escena artística germana en la que ya en los años sesenta proliferaron los proyectos que apostaban por la creación de formas artísticas que no se centraran en la producción de objetos y artefactos sino en la puesta en marcha de procesos y acciones que propiciaran una participación activa del público.

Un contexto idóneo, por tanto, para que Fluxus pudiese desarrollar su concepción del arte como antiarte que conecta tanto con el impulso trasgresor e iconoclasta del dadaísmo como con la utopía contracultural de reconciliar la creación artística con la vida cotidiana que se extendió en Europa y Estados Unidos durante la década de los sesenta.

La presencia de Fluxus en Alemania está ligada a artistas como Joseph Beuys y Wolf Vostell, así como a la existencia de un círculo pequeño pero muy activo de coleccionistas y promotores que seguían y documentaban todos los trabajos relacionados con las actividades de este movimiento en suelo germano.