19 de marzo de 2019
  • Lunes, 18 de Marzo
  • 22 de marzo de 2008

    Sevilla.- La Hispalense investiga y enseña a ayuntamientos cómo rentabilizar turísticamente los enclaves rurales

    SEVILLA, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

    Un grupo de investigadores del Departamento de Antropología Social de la Universidad de Sevilla está realizando estudios en diversos territorios rurales de Andalucía para el aprovechamiento y la rentabilización de las potencialidades económicas, culturales y turísticas de cada comarca, según informó a Europa Press la institución académica.

    El grupo dirigido por la profesora Encarnación Aguilar trabaja en las comarcas de Baena (Córdoba), Sierra de Segura (Jaén), Guadalteba (Málaga), en la Sierra de Cádiz y en el Entorno Natural de Doñana.

    Las investigaciones del grupo giran en torno a la conformación y el desarrollo de una nueva ruralidad europea, para lo cual colaboran con grupos de universidades como la de Montpellier (Francia) o la de Wageningen (Holanda), así como con el Instituto Nacional de Investigación Agronómica (INRA) y el Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agronómica para el Desarrollo (CIRAD), organismos especializados en estudios agro-alimentarios.

    El trabajo estudia el proceso de transformación económica y social al que está sometido el mundo rural, teniendo en cuenta iniciativas políticas acogidas al marco de acciones europeas de desarrollo. Uno de los objetivos, según explica la responsable del proyecto, Encarnación Aguilar Criado, se basa en "poner en valor productos diferenciales que sobresalgan en un mundo cada vez más globalizado".

    "En Baena, por ejemplo, la política de desarrollo rural se cimienta en la identificación del territorio con el aceite de oliva como producto local, mientras que en otras zonas como la Sierra de Cádiz nuestro objeto de estudio es la actuación de la comarca en materia de patrimonio, turismo rural y diversificación económica", explica la profesora.

    En este sentido, añade que "la investigación desarrollada en la Sierra de Segura en torno al fomento de la agricultura y ganadería ecológicas en Parques Naturales constituye, por otro lado, un ejemplo de las nuevas funciones que se están otorgando a la actividad agraria en la ordenación territorial y la protección del medio ambiente".

    El equipo de Encarnación Aguilar concluye que la ruralidad española manifiesta una dinámica que la aleja del arquetipo tradicional e inmovilista construido por los estudios de los antropólogos de los años 60. Por otra parte, se presentan unos espacios rurales inscritos socialmente a su dimensión local, pero insertos en procesos globales como nuevas pautas de organización de sociedades avanzadas.

    La labor del grupo radica en un análisis de las fuentes documentales y bibliográficas de las políticas públicas y sus actuaciones sobre las zonas rurales. Sin embargo, el pilar sobre el que se sostiene toda la investigación es el trabajo de campo, donde se ha empleado la estrategia empírica y las técnicas de registro cualitativas, que permitieron recabar los datos necesarios para la investigación. De hecho, los investigadores han permanecido en cada comarca más de un año y medio, tiempo imprescindible para integrarse en el universo de estudio.