5 de diciembre de 2020
1 de abril de 2007

Sevilla.- Martín Marín rechaza el "enfrentamiento" entre la UPO y la Junta y apuesta por una vía "más política"

El candidato quiere remediar el "descontento" del PAS, implicar más a los estudiantes y reconducir la situación del profesorado

SEVILLA, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

El catedrático de Economía Financiera de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y candidato a rector, José Luis Martín Marín, no habría actuado como el actual equipo de Gobierno de la UPO en las distintas negociaciones que se han mantenido con la Junta de Andalucía, ya que "hubiera evitado el enfrentamiento" con la administración, apostando por "ser más político".

Martín Marín se refirió a los "enfrentamientos" entre el actual Rectorado y la Consejería de Innovación con motivo de las distintas negociaciones sobre financiación, señalando que "cuando acudes a una fuente de financiación como la Junta, uno está en situación de desventaja, porque va a pedir, y por lo tanto tiene que dar la otra parte". A su juicio, "hay que argumentar las necesidades, sentarse durante horas muertas y dialogar hasta conseguir lo que se persigue".

"Yo nunca lo haría con política de enfrentamiento, es absurdo y no tenemos fuerza suficiente, más bien emplearía la insistencia y el razonamiento", añadió en una entrevista con Europa Press el candidato a rector.

No obstante, el catedrático confesó que comprende la postura mantenida por el rector Agustín Madrid, ya que "conozco la angustia que entra a un equipo de gobierno cuando no tiene la financiación para hacer las cosas mínimas".

En cuanto a sus relaciones con la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, Martín Marín valoró que "aunque lógicamente el cuerpo electoral está en la Olavide, y no en la Junta, es conveniente que la administración conozca el perfil de los candidatos, para que sepa qué pretenden y en ese sentido nos vamos a mover". En esta línea, aseguró que él, "como candidato, no actuaría de espaldas a la Consejería".

El aspirante a rector reveló que una de las razones que le movió a presentarse a las elecciones de mayo fue que lleva "mucho tiempo en cargos de gestión universitaria" y se siente "capacitado para abordar el Rectorado", puesto que ya fue vicerrector con el primer equipo de Gobierno de la institución.

CAMAPAÑA EN INTERNET

Con respecto a las directrices que seguirá su programa electoral, el catedrático avanzó que está en fase de elaboración y que toda su campaña la colgará en internet. "En una Universidad que cumple diez años en junio, de un tamaño pequeño-mediano con casi 10.000 alumnos, el objetivo es consolidar esos 10.000 estudiantes", algo para lo que "en estos años se ha hecho mucho, con un presupuesto relativamente escaso".

A este respecto, Martín Marín esbozó sus propuestas para los diferentes colectivos. En referencia al Personal de Administración y Servicios (PAS), apuntó que "el PAS está descontento, se siente marginado y necesita una reforma de la administración de la Universidad". Como ejemplo, recordó que "se ha producido una fuga de este personal hacia otras instituciones, y eso es un mal síntoma", en referencia a que "algunas de las cabezas administrativas de la Olavide han emigrado a universidades como la UNIA".

En cuanto al alumnado, lamentó que "ha desertado de los órganos colegiados como los consejos de departamento, las juntas o el Claustro, donde sólo hay cuatro estudiantes de los 45 que debería haber". Por ello, abogó por "explorar las razones y buscar soluciones".

BUSCAR MÁS AUTONOMÍA EN LA FINANCIACIÓN

Sobre el profesorado, el candidato a rector destacó que "ahora se tiene que enfrentar al cambio en la forma de enseñar, pasando de la mentalidad de las clases magistrales a un sistema más tutorial". En su opinión, este colectivo "es uno de los más castigados, no por problemas internos de la Olavide, sino por los continuos cambios legislativos". Así, apostó por "reconducir hacia otras figuras" a profesionales como los profesores colaboradores, una figura que va a desaparecer.

Además, Martín Marín reconoció que existe "un problema general en todas las universidades, el presupuestario". A su juicio, "que todas las instituciones académicas dependan de la Junta resta autonomía". "No habrá autonomía universitaria mientras no nos desprendamos de la absoluta dependencia económica de la administración", agregó el catedrático, antes de defender la búsqueda de fondos ajenos al Gobierno andaluz.