22 de marzo de 2019
8 de mayo de 2008

Sevilla.- Vecinos denuncian al Ayuntamiento por los ruidos del tranvía, para el que piden la paralización de actividad

SEVILLA, 8 May. (EUROPA PRESS) -

La comunidad de vecinos del edificio 'El Prado', sito en la calle Diego de Riaño, 4, y avenida de Málaga, 16, ha presentado varios escritos y recursos iniciando acciones en vía administrativa contra el Ayuntamiento de Sevilla y la empresa municipal de transportes (Tussam) por la construcción y apertura de las cocheras del tranvía ligero Metrocentro junto a sus domicilios, con los ruidos y molestias que devienen de su tránsito y mantenimiento.

Según informó a Europa Press la portavoz de la comunidad, Concepción Medianero, los escritos presentados pretenden paralizar la actividad del tranvía y cerrar las cocheras, por entender que éstas incurren en "graves ilegalidades" al no contar con el nivel de insonorización necesario para garantizar el descanso de los moradores de la zona, extremo ya criticado públicamente por los residentes del entorno.

Los vecinos, en este sentido, se manifiestan "hartos" de que no se atiendan sus protestas y movilizaciones, iniciando de esta forma un cambio de rumbo en sus reivindicaciones, pues hasta ahora sus argumentos habían sido expuestos mediante concentraciones y escritos remitidos al alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE).

Así, los vecinos crearon hace tiempo una comisión de estudio con expertos y juristas que, finalmente, han llegado a las conclusiones que han dado pie a los procedimientos administrativos que se han iniciado, en base a los "excesos" en el comportamiento de los gestores de la ciudad.

Medianero ya recalcó recientemente a Europa Press la "insostenible" situación que padecen los residentes de las zonas adyacentes a las cocheras como consecuencia de su puesta en servicio desde el pasado 28 de octubre de 2007.

Las "tortuosas" molestias, según la comunidad de propietarios, proviene de la decisión de construir las cocheras "en plena zona residencial y céntrica de Sevilla, algo incomprensible cuando precisamente ese Ayuntamiento ha alardeado tanto en los últimos tiempos de sacar fuera de Sevilla las instalaciones de grandes empresas". Las llamadas "cocheras", asimismo, no son tales según los vecinos, sino talleres de mantenimiento, reparación o lavaderos.

EL AYUNTAMIENTO NO PROTEGE LA ZONA, SEGÚN VECINOS.

"Las actividades se realizan en plena madrugada, cuando los ciudadanos tenemos el derecho a descansar, y tanto la entrada y salida de las cocheras como el lavadero de trenes se sitúan en zonas no protegidas y a escasos metros de nuestras viviendas", se especificaba en la carta remitida al regidor, a la que tuvo acceso Europa Press y en la que los vecinos continuaban lamentándose de que los técnicos municipales "se niegan a proteger, de una vez por todas, las zonas donde se ocasionan molestias a los vecinos, cuando el presupuesto de estas actuaciones tendría un valor muy residual respecto al monto total del proyecto".

Por todo ello, los vecinos pidieron a Monteseirín que se involucrara "de primera mano" en el asunto y exigiera a sus técnicos municipales que "de una forma definitiva" arreglen las molestias producidas por los ruidos y vibraciones, "en lugar de derrochar dinero público en 'mediciones-trampa'".

Los residentes, asimismo, siempre han recordado que se les prometió que las cocheras serían provisionales y para solucionar un problema temporal de los tranvías --cuyo trazado inicial sólo alcanzaba hasta el Prado--, por lo que defendieron que "se nos indique, de la forma más aproximada posible, cuando esta situación de provisionalidad será solucionada y las cocheras serán trasladadas a otro lugar más racional".