18 de enero de 2021
29 de julio de 2006

Sindicatos valoran la petición de aumento policial "para completar las plantillas" y niegan que haya crisis de seguridad

La Asociación Unificada de Guardias Civiles respalda cualquier petición de personal, pero aboga por una reestructuración del Cuerpo

SEVILLA, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos del Cuerpo Nacional de Policía SUP, UFP y CEP y la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) de Andalucía han valorado la petición de nuevos efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a la comunidad realizada esta semana por el PP, si bien consideran que ello debe hacerse para completar las plantillas policiales y no por que exista una "crisis de seguridad" en la región, como manifestó ayer el secretario general del PP-A, Antonio Sanz. En concreto, pidió 3.000 policías nacionales y 2.000 guardias civiles más para Andalucía.

Así, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) valoró la petición realizada, si bien su secretario regional, Manuel Espino, dijo a Europa Press que el sindicato considera que harían falta unos 4.000 nuevos efectivos del Cuerpo una vez que se completara el catálogo laboral. Dicho cálculo se basa en que el catálogo de puestos de trabajo es de 1995 y, aunque se revisó en 2002, "se dejó prácticamente el mismo número de efectivos". Sin embargo, "ni la población andaluza es la misma que entonces, ni tampoco la tipología delincuencial, que hoy es más organizada y violenta y los medios humanos disponibles son claramente insuficientes para combatirla".

Espino dijo que en Andalucía hay unos 10.000 policías nacionales destinados, lo que supone que las plantillas están completadas "al 90%", porcentaje que, aunque elevado, consideró que "aún así es un número insuficiente". A su juicio, los 3.000 policías pedidos por el PP "es un cálculo positivo, pero se queda corto". Además, recordó que en 2002, cuando se revisó el catálogo y gobernaba el PP, "se perdió una ocasión buena para haber aumentado las plazas, pero sólo se modificación la denominación de los puestos en el catálogo".

"Entre los años 2000 y 2002 ha sido cuando más se ha incrementado la criminalidad, por tanto el PP pudo hacer entonces lo que hoy reclama, porque la criminalidad estaba desbordada, pero ahora está controlada", manifestó Espino, al tiempo que destacó que el incremento policial "debe hacerse en general en todas las plantillas andaluzas".

Por su parte, el secretario andaluz de la Unión Federal de Policía (UFP), José Méndez, precisó a Europa Press que en su última demanda de incremento de plazas policiales solicitaron 2.500 nuevos efectivos, si bien en cualquier caso dijo que tal petición no obedece a la existencia de una crisis de seguridad, que "entendemos que no existe. Lo que se necesita es que se complete el catálogo, que está desfasado y tiene que adecuarse a la población andaluza actual".

A su entender, "está bien que los políticos reclamen más policías, pero nosotros, mucho antes, lo habíamos pedido ya, incluso cuando ellos gobernaban".

También se pronunció hoy en declaraciones a Europa Press el secretario general de la Confederación Española de Policía (CEP) en Andalucía Occidental, José Zambrano, quien también vio con buenos ojos "todo lo que sea contar con más policías, pero no achacándolo a que haya aumentado la delincuencia, sino porque verdaderamente hace falta que vengan porque las plantillas no están cubiertas al cien por cien y no se pueden dar las debidas garantías de seguridad"

Tras señalar que "falta que salga el nuevo catálogo de puestos, que ya tendría que haber salido", Zambrano dijo que en principio pedir 3.000 nuevos policías "es positivo".

GUARDIAS CIVILES

En cuanto al parecer de la AUGC sobre la petición de 2.000 guardias civiles más para Andalucía, el delegado de la asociación, Luis Miguel de los Santos, valoró, en declaraciones a Europa Press, "todo lo que suponga incrementar el número de compañeros", pero subrayó que lo más conveniente sería hacer una reestructuración, tal y como el colectivo viene demandando durante años.

Así, explicó que si hubiera menos personal para servicios burocráticos y trabajos internos, y más en las calles, "no harían falta tantos guardias como dicen. Pero si van a traer 2.000 efectivos y se van a crear más puestos de burocracia no merece la pena. No es lógico que los ciudadanos paguen sus impuestos para esto".

Además, tras incidir en que "todo aumento de plantilla significa beneficios porque supone dar más prestaciones a los ciudadanos", De los Santos subrayó que dicho incremento "tendría que venir dotado de medios y presupuesto. Los medios actuales son escasos y malos, por lo que primero hay que adecuar el sitio para que después vengan nuevos guardias. Primero hay que mejorar los salarios, los acuartelamientos y los medios", concluyó.