18 de noviembre de 2019
  • Domingo, 17 de Noviembre
  • 24 de septiembre de 2009

    Sucesos.- Un residente de Sevilla Este pide un cambio de piso por agresiones de vecinos del Parchís desde 2006

    SEVILLA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

    La familia de Antonio Montoro, un vecino residente en Sevilla Este y que desde 2006 viene sufriendo agresiones por parte de un grupo de vecinos de las viviendas sociales de El Parchís, ha solicitado un cambio de piso después de que, tras una etapa de tranquilidad, éstas se hayan recrudecido.

    En declaraciones a Europa Press, Montoro reconoció que el conflicto "va a peor", después de que el pasado fin de semana, aprovechando un momento en el que salía de su domicilio, "me abordaran y me pegaran un puñetazo", lo que se saldó con rotura del tabique nasal e intervención quirúrgica de urgencia; su hermano Serafín, por su parte, recibió una pedrada en la cabeza.

    Tras denunciar el caso en los juzgados, Montoro se lamentó de que "de repente la situación, que estaba bastante tranquila, ahora haya vuelto a empeorar", recordando que, al margen de la agresión física, en todo este tiempo ha sufrido otro tipo de actos vandálicos como rotura de cristales o silicona en la puerta. "No les he hecho nada", recordó.

    Montoro registró hoy en el Consistorio, con el apoyo del secretario y la vicesecretaria local del PA, Alfonso Caballero y Dolores Dávila, un escrito para recordar el acuerdo que por iniciativa del partido tuvo lugar en Pleno municipal, después de que en 2010 a dicha familia se le obstruyera la puerta de su vivienda para evitar su huida y, seguidamente, se prendiera fuego a la misma, "estando en su interior su madre, enferma de Alzheimer, y Serafín y Antonio Montoro, que padecen ciertas dificultades".

    El acuerdo alcanzado, recordó el PA, suponía el traslado inmediato de esta familia a otra vivienda de la ciudad. "Es evidente que el acuerdo no se ha cumplido y esta familia continua siendo víctima de continuas agresiones y vejaciones", lamentó la formación regionalista, que exigió que "se cumplan los acuerdos que se toman en los órganos municipales y que esta familia sea considerada de especial protección social y se la proteja como marca el sentido común y la ley".