18 de septiembre de 2019
2 de noviembre de 2014

TS condena a 5 años a un acusado de violar a una joven gracias al testimonio de un ciego

SEVILLA, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -    

   El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de cinco años de cárcel que la Audiencia Provincial de Sevilla impuso a un ciudadano marroquí acusado de abusar sexualmente de una joven gracias al testimonio de un ciego que acompañaba el día de los hechos a ambos y que confirmó en su declaración las negativas de la mujer, "el ruido como de quitar ropas y palabras del acusado relativas a tener sexo con la mujer".

   En un auto, consultado por Europa Press, la Sala de lo Penal del Supremo rechaza el recurso interpuesto por el imputado contra la sentencia de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial que lo condenó a cinco años de cárcel y al pago de una indemnización de 6.000 euros por un delito de abuso sexual.

   Los hechos tuvieron lugar sobre las 23,00 horas del 9 de diciembre de 2012, cuando la víctima, de nacionalidad brasileña y que había estado toda la tarde consumiendo alcohol con algunos amigos, se encontró en la calle Sierpes con un ciego que toca habitualmente el acordeón en dicha vía, y con quien continuó ingiriendo alcohol en varios bares.

   Sobre las 3,00 horas del día siguiente, y estando la mujer en un "severo" estado de embriaguez, ambos contactaron con el imputado, que era "conocido" del testigo, y continuaron consumiendo alcohol por varios bares hasta que, sobre las 6,00 horas, tomaron un taxi.

   El imputado indicó al conductor que se dirigiera a su domicilio, y una vez allí, llevó a la víctima al dormitorio, donde también entró el testigo, que se quedó sentado en una silla mientras el acusado comenzaba a quitarle la ropa a la joven, "quien se negaba en voz alta diciendo que no quería".

LA VÍCTIMA, EBRIA

   Pese a ello, el acusado aprovechó el "alto" estado de ebriedad de la víctima para bajarle los pantalones y la ropa interior y abusar sexualmente de ella, tras lo que la joven se quedó dormida a causa de su embriaguez junto al acusado y el otro joven, despertando a las 12,00 horas.

   El acusado recurrió alegando que la condena se ha basado exclusivamente en el testimonio de la víctima, pero el Supremo dice que también se contó con el testimonio del invidente y de otro testigo, mientras que la declaración de la afectada "resultó de lo más convincente", ya que explicó que se encontraba "muy perjudicada" por el alcohol ingerido pero dijo recordar que, cuando fueron a la vivienda del acusado, se negó "insistentemente" a mantener relaciones sexuales con él.

   De su lado, el testigo, "no obstante ser invidente y pese a que no tiene gran dominio del español, manifestó en el juicio que escuchó cómo la mujer se negaba a mantener relaciones y el ruido y el movimiento que se produjo, pues estuvo todo el tiempo presente en la misma habitación", un ruido y negativa de la mujer "que también escuchó el vecino del piso inferior".

SIN LESIONES GENITALES

   El propio acusado, además, reconoció en su declaración sumarial que había tenido una relación sexual con la mujer esa noche, dice el Supremo, que argumenta que "la inexistencia de lesiones genitales y de semen se explica razonablemente porque el acusado consiguió finalmente el acceso carnal por el estado de severa embriaguez de la víctima y porque el propio encartado admitió que no llegó a eyacular".