10 de diciembre de 2019
3 de junio de 2009

Vecinos cortan hoy el tráfico en San Esteban por la "cochambre" derivada de contenedores individuales

Aunque el número de contenedores colectivos es ya escaso, los vecinos los siguen usando, por lo que se saturan a horas tempranas

SEVILLA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un sector de vecinos del centro histórico de Sevilla está convocado a partir de las 18,00 horas de hoy para concentrarse y cortar el tráfico en la confluencia de la calle San Esteban con la Plaza Pilatos, ya que, critican, el barrio "está hecho una cochambre" tras la implantación de contenedores individuales por parte de la empresa municipal de limpieza (Lipasam).

El vicepresidente segundo de la asociación vecinal 'Torre del Oro' y delegado de los asuntos de esa zona, José Luis Villalobos, avisó que la movilización "sigue hacia delante", dada la "nula" respuesta de Lipasam a la documentación aportada por los residentes afectados.

Dado que en la zona ya quedan pocos contenedores colectivos por la progresiva implantación de los cubos individuales, y puesto que el "rechazo" vecinal a estos recipientes es mayoritario, la situación es tal que a tempranas horas de la mañana los contenedores clásicos "se encuentran rebosando, porque todos van a usar éstos".

"Hay muchas personas mayores que no pueden subir esos contenedores porque viven en plantas alta sin ascensor, y dejan las bolsas junto a las papeleras", lamentó Villalobos, que tildó la situación de "desastrosa". La concentración, en este sentido, se llevará a cabo como "primer aviso" de las intenciones de los residentes afectados, que proseguirán con este tipo de movilizaciones "si no recibimos una respuesta positiva".

En un escrito registrado ante el Consistorio hispalense, los vecinos de los entornos de San Ildefonso, San Isidoro y San Esteban ya recordaron cómo, a raíz del conflicto, se elevó un escrito a la Junta de Gobierno, en la que se adjuntaron los centenares de firmas de apoyo --más de 600-- que los residentes lograron al respecto al sentirse "indefensos" ante el conflicto.

Asimismo, y aunque los vecinos en un primer momento aludieron a movilizaciones, éstas quedaron suspendidas al convocar Lipasam una reunión con los afectados. No obstante, el resultado negativo de éstas se ha concretado en la intención de realizar actos públicos de protesta, que deberán ser notificados con diez días de antelación a la Subdelegación del Gobierno en Sevilla.

EL SOTERRAMIENTO DEBERÍA SER INTEGRAL

Los vecinos, asimismo, ya anunciaron su intención de interponer un recurso contencioso-administrativo contra el Ayuntamiento hispalense por este concepto. En este sentido, el gerente de Lipasam, Rafael Pineda, ya expuso a Europa Press que la decisión de soterramiento debe ser "integral", es decir, soterrar todos los contenedores o no soterrar ninguno, "porque si se da a elegir la gente siempre elige el soterrado y el sistema acaba saturándose".

Pese a la aseveración vecinal de la existencia de grandes espacios en el casco histórico para esta operación, y debido a la presencia de numerosos restos arqueológicos, Pineda precisó que los cálculos de Lipasam establecen la viabilidad, únicamente, de en torno a un 25 por ciento de los receptáculos. Además, las plataformas son muy anchas y los camiones "no pasarían por las callejuelas".

Aunque la empresa municipal de limpieza reconoce la falta de estética que supone entrar en un portal y ver el contenedor --no obstante, expuso que muchos vecinos ya han planteado la instalación de embellecedores--, "el problema es que el centro es el espejo de la ciudad". "Todo el que tiene un centro histórico lo protege de esta forma, y esa decisión la tomamos hace tiempo, con su implantación progresiva", explicó el gerente.