2 de diciembre de 2020
30 de octubre de 2020

La Zona Franca de Sevilla licita la "fortificación electrónica" de su zona de ampliación como "solución" al vallado

La Zona Franca de Sevilla licita la "fortificación electrónica" de su zona de ampliación como "solución" al vallado
Acceso al antiguo polígono de los astilleros - EUROPA PRESS - ARCHIVO

SEVILLA, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Consorcio de la Zona Franca de Sevilla ha licitado por 121.000 euros un contrato destinado a la instalación de sistemas de "fortificación electrónica" en el perímetro de su zona de ampliación autorizada en 2019, para incorporar al recinto fiscal a las empresas instaladas en el polígono de los antiguos astilleros; como "solución" que sustituye a las obras de construcción de un nuevo cerramiento pendientes al objeto de hacer efectiva dicha ampliación.

La memoria del contrato, recogida por Europa Press, recuerda que en mayo de 2019 el Ministerio de Hacienda autorizaba finalmente la ampliación de la zona franca de Sevilla solicitada en junio de 2017, aunque ciñendo su efectividad a "la fecha en que se haya completado el cierre perimetral" del espacio adicional al recinto fiscal.

Recordemos al respecto que al ser constituido el consorcio gestor de la zona franca de Sevilla, proyectada sobre 719.876 metros cuadrados del área de Torrecuéllar pertenecientes a la Autoridad Portuaria, la orden ministerial sobre la que partía, emitida el 30 de agosto de 2013, condicionaba su entrada en funcionamiento a la aprobación de los estatutos del consorcio gestor, del reglamento de régimen interior y de la contabilidad de existencias y la ejecución de las obras de cierre del recinto, con un plazo máximo de dos años para el cumplimiento de dichos aspectos.

LOS PLAZOS

Pero si bien el proyecto avanzaba correctamente en cuanto a los estatutos, el reglamento de régimen interior y la contabilidad, las obras del cerramiento constituían un inconveniente, dado que los plazos seguidos por el proyecto hacían imposible que su licitación, contratación e instalación estuviese lista antes del 30 de agosto de 2015, cuando expiraba el plazo inicial fijado en la orden ministerial.

Dado el caso, el plazo fue ampliado de común acuerdo hasta el 31 de agosto de 2016, si bien ya con dicho nuevo plazo, quedaba de relieve que tampoco había tiempo suficiente para acometer la ejecución de todo el vallado, con lo que las entidades participantes del proyecto acordaron ejecutar en el tiempo que restaba hasta el 31 de agosto de 2016 una "primera fase" del cerramiento perimetral circunscrita al área de Torrecuéllar, para que la zona franca comenzase a funcionar en esos términos dentro del plazo estipulado y continuar después con el cerramiento del resto de su perímetro.

LAS OBRAS DE CERRAMIENTO

Aquella obra de cerramiento, en ese sentido, fue contratada al Grupo Constructor Grucal Andalucía por un importe de 827.947 euros, IVA incluido, tras lo cual en 2017, se solicitaba al Ministerio de Hacienda una "ampliación" del recinto de la zona franca, para que el mismo incluyese a las empresas del sector metalmecánico instaladas en el polígono del Puerto correspondiente a los antiguos astilleros, --GRI Towers, Tecade, Megusa, Ditecsa, Astilleros del Guadalquivir, Gmetal y Apimosa--.

Una vez que en mayo de 2019 el Ministerio de Hacienda autorizaba dicha actuación, pero subordinando la misma a la instalación de un cerramiento en la zona de ampliación, el Consorcio de la Zona Franca contrató al mes siguiente a la empresa Estudio 7 Soluciones Integrales, para la redacción del proyecto constructivo de tal obra, si bien finalmente fuentes del Consorcio han indicado a Europa Press que se ha optado por otra "solución" menos costosa económicamente.

LA NUEVA "SOLUCIÓN"

Con un presupuesto máximo de 121.000 euros, el contrato ahora licitado por el Consorcio de la Zona Franca implica, con relación al perímetro de verjas y muros que rodea a la zona de ampliación del recinto, "un control de intrusión perimetral, con una precisión de conocimiento del segmento del perímetro y la distancia en metros, para que la actuación de los medios personales de seguridad pueda realizarse de una manera eficaz e inmediata con un sistema sinóptico que refleje los distintos segmentos del perímetro asegurado, sobre un plano con su localización y gestión de alarmas por colores, con un sistema de reportes de registros de incidencias y un gestor de notificación de incidencias".

Se trata, así, de un sistema de "tecnología de localización LIDAR" destinado a la "fortificación electrónica" del perímetro de ampliación de la zona franca. No obstante, las mencionadas fuentes precisan que la Zona Franca no renuncia a las obras de levantamiento de un nuevo muro en este entorno, si en el futuro queda de relieve la necesidad de tal actuación