24 de marzo de 2019
  • Sábado, 23 de Marzo
  • 1 de junio de 2014

    Jaén.- Turismo.- El Centro de la Madera pretende afianzarse este verano como atractivo en Cazorla, Segura y Las Villas

    CAZORLA (JAÉN), 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El Centro de Interpretación de la Cultura de la Madera (ciCUM) pretende afianzarse este verano como un atractivo más del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas, en Jaén. Hasta el momento, en los fines de semana que ha estado operativo, "más de cien personas" se han adentrado "de forma espontánea" en la historia de la actividad forestal del mayor espacio protegido de España. A partir del próximo 1 de julio y hasta septiembre, sus puertas estarán abiertas todos los días.

    Así lo han indicado a Europa Press desde Alma Gaia, empresa jiennense encargada de la gestión de este nuevo recurso turístico, construido en el antiguo aserradero de Vadillo-Castril, en Cazorla. En él, se rescatan oficios tradicionales que durante siglos han estado vinculados con estas sierras y sirvieron también para definir el modo de vida de sus habitantes.

    Sus responsables trabajan para terminar de definir "diversos servicios y actividades que aportarán una experiencia enriquecedora" de la visita al propio centro, pero también al parque conociendo a la vez su "rico patrimonio". Entre otras actividades, habrá itinerarios temáticos guiados, recorridos en kayak, rutas cicloturísticas, en vehículos todoterreno, rafting, descenso de barrancos, escalada, rápel, tirolina, tiro con arco o paseos a caballo.

    "A veces nos preguntamos qué es lo que tiene de importante la sierra para que las civilizaciones dominantes de los fértiles valles se fijasen en ella. La respuesta es sencilla: madera", señalan desde Alma Gaia. Eso es, precisamente, lo que el centro de interpretación, inaugurado en marzo, trata de descubrir.

    La construcción de barcos en distintas épocas históricas y traviesas de tren ya en el siglo pasado fueron sus principales usos. De la importancia del primero da cuenta, por ejemplo, la instauración de Provincia Marítima para los Astilleros de Cartagena, a 300 kilómetros de la costa más cercana, con Ministerio de Marina y su Ministro en Orcera incluidos, y el ejército de marina repartido por la sierra desde el siglo XVIII hasta el XIX.

    Pasada la Guerra Civil, con una red ferroviaria destrozada, volvió a ser necesaria la madera y nació la filial de Renfe, Explotaciones Forestales. Ella se encargaría del aprovechamiento de este recurso serrano y, por ende, de la creación de una red de carreteras para llevarla hasta los centros de transformación que vertebra todo lo que hoy es el parque natural. Pero los árboles que lo pueblan no sólo ofrecían madera, sino que también aportaban alquitrán vegetal, pez o betún y tea, cuya extracción dio también lugar a la aparición de oficios diversos.

    Junto a la zona expositiva, el centro dispone, además, de una zona exterior con cafetería y un jardín, así como de una tienda en la que pueden encontrarse productos elaborados en el parque natural y las comarcas que lo forman, así como equipamiento de montaña y librería con publicaciones tanto de flora y fauna de este espacio como guías, cartografía y ediciones sobre etnografía, historia o cocina local.

    Hasta ahora, "más de cien personas" se han acercado "de forma espontánea" al ciCUM en los fines de semana que ha estado abierto y sus responsables esperan que el número crezca en verano, con la mayor afluencia de turistas al parque natural y cuando podrá visitarse "los siete días de la semana" del 1 de julio al 15 de septiembre.

    El coste por visita individual es de dos euros, con excepción de grupos concertados de más de 30 integrantes, discapacitados, jubilados, escolares de Cazorla y comarca que será de un euro, mientras que los menores de cinco años tendrán entrada gratuita.