19 de abril de 2019
  • Jueves, 18 de Abril
  • 27 de febrero de 2010

    Innova.- Una empresa aragonesa presenta una alternativa para rehabilitar las tuberías sin necesidad de romper paredes

    ZARAGOZA, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

    La empresa aragonesa Aceduraflo cuenta con la patente española e internacional del sistema 'ePIPE', una alternativa para rehabilitar las tuberías sin necesidad de romper las paredes.

    Según informó la responsable en Europa del producto, Isabel de Lorenzo, en declaraciones a Europa Press, esta empresa, con sede central en Zaragoza y delegaciones en cuarenta localidades españolas, cuenta con un producto que "permite cambiar las tuberías sin picar las paredes, es como cirugía laparoscópica, además más económico y ecológico que el sistema tradicional, y tiene una garantía de diez años".

    El proceso supone tres pasos: en primer lugar se procede al secado de la tubería. "Pequeñas mangueras de aire se conectan a las líneas de agua de las tuberías. El sistema aislado es secado entonces con un filtrado de aire seco, precalentado por uno de los compresores más silenciosos del mundo", indicó De Lorenzo.

    El segundo paso consiste en limpiar el tubo con aire y corindón, un mineral. "Las tuberías secas y libres de toda humedad, son lijadas en su interior para eliminar cualquier acumulación de corrosión y oxidación que puedan crear algún tipo de obstrucción y después se envía al interior de las tuberías aire con corindón", aclaró.

    Por último, el proceso de limpiado prepara la superficie interior de las tuberías para la correcta adhesión del Epoxi (pegamento), "que suministra una barrera de protección sin fisuras en el interior de las tuberías, que previene de forma permanente la formación posterior de corrosión".

    "De esta forma conseguimos una tubería nueva pero usando como molde la antigua, sin necesidad de que la familia tenga que abandonar su casa y además en dos días y medio, cuando una obra tradicional supone entre dos y tres semanas", aclaró De Lorenzo.

    Por otro lado, la responsable europea del producto informó de que el pasado mes de diciembre se cerró un acuerdo con la Sociedad para el Desarrollo Industrial de Aragón (SODIAR), por el que tendrá un cinco por ciento del capital de Aceduraflo "con el fin de impulsar la actividad".

    La empresa aragonesa se centrará en ampliar su presencia internacional. En este momento posee sedes en Finlandia, Rumanía y Bélgica; y cuenta ya con un preacuerdo para implantarse en Francia y Suecia.