26 de mayo de 2020
7 de abril de 2020

Los 28.800 test rápidos recibidos en Aragón se realizarán en hospitales y residencias de mayores

La consejera de Sanidad dice que el aislamiento de personas con síntomas leves fuera del domicilio deberá ser "voluntario"

Los 28.800 test rápidos recibidos en Aragón se realizarán en hospitales y residencias de mayores
La consejera de Sanidad de Aragón, Pilar Ventura, el gerente del Servicio Aragonés de Salud, Javier Marión, y el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo. - GOBIERNO DE ARAGÓN

ZARAGOZA, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

El director gerente del Servicio Aragonés de Salud, Javier Marión, ha explicado que este lunes por la tarde comenzaron a repartirse los 28.800 test rápidos enviados desde el Ministerio de Sanidad a la Comunidad Autónoma, y ya se han realizado algunos en residencias, que se van a enviar a todos los hospitales y a los equipos de atención primaria.

En rueda de prensa, junto con la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Pilar Ventura, y el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, Marión ha precisado que los test se siguen repartiendo este martes y continuará la distribución hasta este miércoles.

Según ha dicho, en el caso de la atención primaria, va a ser la encargada de efectuar los test en las residencias de mayores y en otros ámbitos residenciales, que es el ámbito en el que se van a utilizar, junto el hospitalario.

Por su parte, la consejera de Sanidad, Pilar Ventura, ha detallado que los test se van a realizar en los servicios de Urgencias de los hospitales "para discriminar con mayor rapidez" a las personas que tienen la enfermedad de COVID-19, así como en las residencias de personas mayores, "donde hay una alta dosis de vulnerabilidad" y es un colectivo al que está afectando especialmente esta patología, siguiendo así las indicaciones del Ministerio de Sanidad.

La consejera ha aclarado que los test rápidos que se van a usar son los únicos que al Instituto de Salud Carlos III "le han parecido que tenían las condiciones suficientes", después de evaluar hasta 70 tipos de test rápidos.

Por eso, "no tiene valor sanitario que, de forma particular, se adquieran test rápidos porque se desconoce la fiabilidad que pueden tener", para remarcar que "solo el sistema sanitario puede determinar a quiénes se tiene que realizar las pruebas diagnósticas" y "no tiene valor para el sistema sanitario, ni para el seguimiento de esta pandemia que, de forma individualizada, se hagan test".

NIVEL DE SENSIBILIDAD

La consejera de Sanidad ha manifestado que en el caso del test rápido validado por el Instituto de Salud Carlos II el nivel de sensibilidad "es bajo", elevándose al 80 por ciento cuando la persona lleva siete o más días infectada y al 64 por ciento "cuando acaba de iniciar síntomas".

Por eso, se trata de una herramienta "complementaria a la prueba PCR", con el objetivo "de llegar a un mayor número de población diagnosticada, según señalan los informes técnicos". Ventura ha precisado que solo si el test rápido es positivo "podrá darse como confirmado y se notificará", mientras que si da negativo, habrá que hacer la prueba PCR. Ha añadido que esta última sí es fiable y se consideran "la pieza clave".

El director general de Salud Pública del Gobierno de Aragón, Francisco Javier Falo, ha explicado que la prueba PCR "identifica la presencia del virus", mientras que los test rápidos detectan los anticuerpos que genera el organismo para hacer frente al patógeno.

Esos anticuerpos "tardan unos días aparecer" en el organismo, según el tipo. En concreto, ha dicho que hay unos, denominados IgM, que aparecen a los siete días de resultar infectados y otros, los IgG, tardan entre siete y 21 días en hacerlo después de contagiarse.

"Por eso, los test, cuando la exposición al virus ha sido reciente no dan positivo", y hay que hacer la prueba PCR, mientras que cuando sí lo dan "son muy fiables", ha comentado Falo, que ha querido diferenciar entre que "se hacen rápido, porque se leen en unos 15 o 20 minutos, pero no detectan rápido la enfermedad, ya que lo hacen unos días más tarde del contagio".

SER CAUTOS

Falo ha dicho, ante la compra de estos test rápidos por parte de personas, entidades o ayuntamientos, que hay que ser "cautos" porque "en muchos casos no van a contribuir a tener una mejor fotografía de la situación" y ese mercado "se están manifestando como absolutamente especulativo, en algunos casos cobrando precios desorbitados".

Ha añadido que se puede entender que se tomen decisiones "basadas en emociones, miedo y angustia", pero desde el punto de vista de las medidas sanitarias y de Salud Pública "hay que distanciarse".

En el caso del Ayuntamiento de Valderrobres, que ha comprado pruebas PCR ante la notificación de 16 contagiados en la residencia de la localidad y tres fallecidos en los últimos días, el director general ha precisado que "hay una fotografía de lo que está pasando" en ese centro y las medidas de aislamiento y sectorización de los residentes "están planteadas desde hace días", además de que "se han hecho PCR a muchos residentes y profesionales" y se ha enviado a seis personas a centros intermedios.

TEST EN RESIDENCIAS

El director general de Salud Pública ha sostenido que "se están haciendo muchas pruebas en residencias", tanto en los últimos días, como "desde hace semanas", para matizar que cuando en uno de estos centros se han identificado de 12 a 20 positivos y luego aparecen más casos, "no necesitamos hacer más pruebas", sino que "interpretamos que todos son positivos y adoptamos medidas" en esa dirección, haciendo unas recomendaciones a estos centros.

Ha remarcado que las pruebas "se han hecho y se seguirán haciendo porque siguen apareciendo residencias con más casos", con entre un 35 y 40 por ciento de residencias afectadas en Aragón, si bien algunas acumulan más casos, también las hay que después de adoptar las medidas empiezan a tener resultados positivos y "hay días en los que no aparecen nuevos casos" y eso "es una buena noticia".

Falo ha remarcado que esto significa que no solo hay casos "que se curan, sino que hay residencias que superan dificultades, además de que hay otras que, de momento, no tienen contagios" por lo que las medidas que se recomiendan son "lo más eficaz que podemos hacer".

INFRAESTRUCTURAS

En otro orden de cosas, la consejera de Sanidad se ha referido a la medida propuesta por el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, que ha pedido a las Comunidades autónomas un listado de infraestructuras donde aislar a personas con la COVID-19 con síntomas leves y que no tengan condiciones para realizar el aislamiento en su domicilio.

"Desde el Gobierno de Aragón vamos a seguir los criterios que nos marquen" desde el Ejecutivo central y "estamos valorando cuáles podrían ser estas infraestructuras, pero es algo que no está cerrado", ha dicho Ventura.

Ha añadido que en su opinión y en la del Ejecutivo autonómico "ese aislamiento en una infraestructura, del tipo que sea, tiene que ser, en todo caso, voluntario, como un ofrecimiento, un servicio que se presta a la sociedad".

"Somos partidarios y parece una buena medida que se ofrezcan unos alojamientos a personas con sintomatología muy leve", pero ha remarcado que deberá ser un aislamiento "voluntario, no forzado".