25 de febrero de 2021
15 de enero de 2021

El alcalde de Sallent de Gállego dice que las nuevas medidas están diseñadas para el ámbito urbano

SALLENT DE GÁLLEGO (HUESCA), 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Sallent de Gállego (Huesca), Jesús Gericó, ha afirmado este viernes que las nuevas restricciones aprobadas por el Gobierno de Aragón para contener la COVID-19, que entran en vigor este sábado, están diseñadas para el ámbito urbano.

En declaraciones a Europa Press, Gericó ha señalado que "en un pueblo como Sallent, cerrar a las 18.00 o las 20.00 horas no tiene nada que ver" con lo que ocurre en una ciudad, ya que no puede haber "aglomeraciones" al haber una escasa población. "Los potenciales clientes no se multiplican por diez un fin de semana", ha indicado.

El confinamiento perimetral de Huesca "limita más todo" porque parte de los turistas que van al Pirineo provienen de esta y otras ciudades, ha lamentado. "Se adoptan medidas que no tienen ningún sentido", ha opinado, afirmando que las tomadas con anterioridad "no han sido beneficiosas para la sanidad y han hundido la economía", puntualizando que primero hay que proteger la salud.

CACEROLADA

El alcalde participará, a las 20.30 horas de este viernes, en la cacerolada organizada por vecinos, empresarios y trabajadores afectados por las restricciones con el lema 'Si Aragón no se abre, el Pirineo se vacía', en la que participarán personas "de todos los colores políticos" de Sallent y otras localidades para protestar por las afecciones de las restricciones al sector de la nieve y otros. Ha llamado la atención sobre el elevado número de afectados por las restricciones, indicando que "la situación va a ser dramática".

Además, ha rechazado la propuesta planteada días atrás en una reunión del sector y las comarcas de la nieve con el Gobierno de Aragón para que los Ayuntamientos participen en un plan de empleo especial para los trabajadores afectados por el cierre del sector, a quienes pagarían parte de los salarios.

"Parece la panacea, pero es un despropósito", ha considerado, explicando que en el caso de Sallent de Gállego, con un presupuesto anual de 3,5 millones de euros, "es inviable" pagar el 40 por ciento del salario de las 200 personas que pueden reunir los requisitos porque "no tenemos capacidad económica". Sería distinto si se planteara como un taller de empleo para cuatro o cinco personas con subvenciones, ha matizado.

La sensación de Gericó es que el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, ha cedido la gestión a las comunidades autónomas y estas "hacen de su capa un sayo", en el caso del Gobierno de Aragón planteando un plan de empleo para que los municipios "se saquen las castañas del fuego", frente a lo que ha exigido que se busquen "soluciones viables económicamente".

"Si el Ayuntamiento tiene problema de dinero imagínate los Ayuntamientos, no tennemos capacidad para aguantar todo eso, ni muchísimo menos", ha continuado, restando importancia al descuento del 50 por ciento del precio de los 'forfaits' de esquí. "Aquí ya hemos hecho compra para Cáritas", ha avisado.

POCO ACIERTO

A su juicio, el Gobierno de Aragón está gestionando "con poco acierto" este asunto. Ha afirmado que "el problema de Aragón es que no hay dinero", apuntando que los restaurantes del otro lado del Pirineo, en Francia, cobran 10.000 euros al mes si cierran por la COVID-19, y ha elogido las subvenciones que se dan en otros países, como Holada o Alemania. "Eso lo dice todo", ha asegurado.

Ha exigido a los responsables del Ejecutivo que "pongan encima de la mesa una solución para toda la gente". Gericó ha comentado que el 90 por ciento de la población de Sallent no está trabajando en la actualidad, por la dependencia del sector de la nieve.