6 de agosto de 2020
29 de junio de 2008

Alemania propone viaje en balsa siguiendo al agua para conocer su tratamiento y buena gestión

ZARAGOZA, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

El pabellón de Alemania en la Exposición Internacional de Zaragoza sobre 'Agua y desarrollo sostenible' propone a los visitantes de la Muestra disfrutar de un viaje en balsa siguiendo el curso del agua desde los subterráneos de la ciudad hasta que es utilizada por los hombres.

En este recorrido, el visitante puede conocer cómo se tratan las aguas en el país germano y qué medidas adoptan y aconsejan para realizar una buena gestión del recurso, así como las últimas tecnologías que aplican en el tratamiento del agua.

Este espacio, por la originalidad del trayecto en balsa, se ha convertido en uno de los más visitados en el recinto de Ranillas de la Expo. De hecho, cerca de 6.000 personas cada día --unas 500 personas por hora-- utilizan las 26 balsas de que dispone el pabellón y se interesan por los contenidos expositivos propuestos por Alemania.

Tras una espera que oscila entre los 30 minutos y la hora y media y que se ve mitigada por las toallitas refrescantes que el personal del pabellón entrega a los visitantes que hacen fila para acceder al espacio, se inicia el viaje en barca por un 'canal' situado en el interior del pabellón.

La experiencia 'flotante', con una duración de siete minutos y cuyas explicaciones pueden escucharse en castellano, alemán, inglés y francés, se inicia bajo tierra siguiendo el curso del agua subterránea, para observar cómo se tratan las aguas subterráneas y cómo se extraen.

El área se ambienta con el sonido de la lluvia y paraguas como elementos decorativos para explicar que las lluvias son una fuente fundamental en un país "rico en agua", recurso que es tratado "como un tesoro que guardar" y vigilado como tal para que no se agote.

A continuación se explica cómo utilizan el agua los agricultores alemanes y la industria, para llegar al uso que se realiza en los hogares, lugar donde más agua se consume.

En este espacio se lanza una pregunta a los visitantes: '¿debemos realmente gastar tanta agua?', y se propone reutilizarla para evitar que se malgaste. Después se conoce el funcionamiento de las plantas depuradoras y, para terminar el recorrido, se disfruta de los paisajes alemanes, embellecidos por las lluvias.

Una vez terminado el paseo en balsa, la zona expositiva se encarga de desarrollar lo visto en el recorrido inicial, con objetos sobre el saneamiento de aguas subterráneas, explicaciones sobre la filtración de agua en las orillas, desinfección de agua con rayos UV y electrodos de diamante, reciclado de aguas en los hogares, filtros para lluvia, plantas depuradoras, y energía producida por aguas residuales.

Además, se explican las leyes que protegen las aguas en Alemania y textos legales sobre esta materia de carácter internacional, hay duchas con sonido, imágenes de paisajes hidrográficos alemanes y se exponen una bomba de agua, sistemas portátiles de potabilización de agua y bombas a presión sumergidas.

Por último, el pabellón ofrece a los visitantes la oportunidad de probar un vaso de agua alemana antes de salir de este espacio en el que trabajan más de sesenta personas. Para aquellos visitantes que también quieran conocer la gastronomía alemana, pueden dirigirse al restaurante ubicado en la entreplanta del pabellón.