17 de junio de 2019
23 de septiembre de 2010

Alonso (IU) exige que se invierta la tendencia y el Ayuntamiento priorice el pago de facturas a las pymes

ZARAGOZA, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del grupo municipal de Izquierda Unida (IU) en el Ayuntamiento de Zaragoza, José Manuel Alonso, ha exigido que se invierta la tendencia y se priorice el pago de las facturas que se adeudan a las pymes y entidades sociales con las que trabaja el consistorio.

Alonso ha propuesto que el pago se inicie por las facturas de menor cuantía a las empresas más pequeñas y que el abono de facturas de menos de 3.000 euros se produzca en 20 días.

Tras apuntar que la media de tiempo en pagar una factura una vez realizados todos los trámites es de 3 meses, Alonso ha abogado porque este pago se realice en dos meses.

En este sentido, ha expuesto que si se retrasa el pago a proveedores "se genera una grave fractura en el sistema socioeconómico de la ciudad porque en caso de que no se priorice el pago se pone en riesgo este tejido".

En rueda de prensa ha explicado que esta es una de las propuestas de política económica que defenderá en el próximo pleno y que también incluye que no se produzca un recorte lineal "de forma indiscriminada" en las partidas del presupuesto.

Alonso ha recordado que el pasado mes de julio el Gobierno de Zaragoza dictó un decreto que ordenaba la no disponibilidad del 15 por ciento de los créditos disponibles de forma lineal entre las que se encuentran partidas relativas a gasto social, empleo y programas sociales que ejecutan pequeñas entidades en la mayoría de los casos.

"IU no puede aceptar ningún recorte lineal en partidas dedicadas a la acción social y la creación de empleo", ha aseverado Alonso para añadir que "todas las partidas de acción social y empleo deben ser incrementadas". Asimismo ha apostillado que en el presupuesto de este ejercicio estas partidas se incrementaron un 14 por ciento a instancias de su grupo municipal por lo que "ahora no podemos permitir que este decreto les afecte".

Alonso ha detallado que el Ayuntamiento de Zaragoza adeuda 94 millones de euros, de los que 47,5 millones corresponden a pagos pendientes a las 17 contratas, pequeños proveedores y pymes. De estos 47,5 millones, el 75 por ciento (36 millones) corresponden a las 17 grandes contratas (limpieza, transporte, electricidad y otras) y el resto, 11,5 millones de euros a convenios que el consistorio realiza con terceros, como entidades sociales, para la prestación de servicios.

Precisamente, sobre estos últimos José Manuel Alonso ha incidido en la necesidad de agilizar los pagos pendientes porque en muchos casos corresponden a proveedores que "son más susceptibles de tener problemas ante la crisis económica" y además, el pago de estas deudas ayuda al mantenimiento y creación de empleo.