15 de septiembre de 2019
  • Sábado, 14 de Septiembre
  • 1 de noviembre de 2009

    La aragonesa Ingeniería Geotérmica utiliza lel calor del subsuelo irradiado por el sol para calentar edificios

    ZARAGOZA, 1 Nov. (EUROPA PRESS) -

    La aragonesa Ingeniería Geotérmica, ubicada en Cuarte de Huerva (Zaragoza), presentada esta semana en la capital aragonesa, utilizará el calor del subsuelo irradiado por el sol para calentar edificios.

    Este proyecto nace con la clara vocación de ser la empresa líder en instalaciones geotérmicas en su área de influencia (Aragón, Navarra, La Rioja, Soria...) y de aportar su grano de arena al desarrollo sostenible a través de su apoyo, colaboración y asesoramiento a todas las empresas y profesionales que desarrollan su actividad en este campo.

    Ingeniería Geotérmica analiza las necesidades del cliente, estudia las características térmicas del terreno y diseña el sistema de intercambiadores geotérmicos que mejor se adapte a un aprovechamiento energético eficiente.

    La empresa cuenta entre sus integrantes con una amplia experiencia y especialización en cuestiones energéticas y geotérmicas. Uno de los partícipes de la sociedad es Ensaya (Laboratorio de Ensayos Técnicos, SA.), empresa que puede aportar más de 27 años de experiencia en el estudio del suelo.

    Al conocimiento y experiencia en el terreno que puede aportar Ensaya, se unen entre sus socios diversos profesionales con dilatada experiencia en el campo profesional de la climatización, de las energías renovables y por supuesto en geotermia.

    Además, la posibilidad de reunir y coordinar a un gran equipo de profesionales de distintas especialidades técnicas (ingenieros, geólogos, sondistas) junto a sus instaladores oficiales y un amplio parque de máquinas de perforación le permite ofrecer el proyecto llave en mano, incluyendo la ejecución de la instalación.

    GEOTERMIA DE BAJA TEMPERATURA

    La geotermia de baja temperatura trata de aprovechar el calor que se acumula en el subsuelo debido a la radiación solar. Su principal aplicación es la climatización de edificios bien sean de uso residencial, industrial o terciario.

    Conforme se profundiza en el terreno, la temperatura de este se estabiliza entorno a los 15 grados, independientemente de la temperatura exterior.

    Esta estabilidad térmica es utilizada para conseguir un gradiente térmico mediante la introducción de tuberías hasta los 150 metros de profundidad, siendo este gradiente utilizado por una bomba de calor geotérmica la cual transmite calor del suelo al edificio en modo calefacción o calor del edificio al terreno en modo refrigeración.

    El hecho de que esta energía pueda ser usada tanto para la generación de ACS (agua caliente sanitaria), calefacción y refrigeración le destaca sobre otros tipos de sistemas eficientes de calefacción como son el gas natural, la energía solar térmica o la biomasa.

    Además, la ausencia de combustión en el proceso sumado a su alta eficiencia energética (mayor del 4,5 sobre la calefacción eléctrica)hacen de este sistema el de menor generación de dióxido de carbono.

    Por todo ello la climatización geotérmica mediante bombas de calor ha sido recientemente declarada energía renovable por la UE en el Libro Blanco de las energías renovables.