20 de mayo de 2019
23 de abril de 2019

El arzobispo de Zaragoza dice que a pesar de que hay menos vocaciones religiosas, su misión sigue vigente

La diócesis cuenta con 159 comunidades religiosas, siete institutos seculares y 20 sociedades de vida apostólica

El arzobispo de Zaragoza dice que a pesar de que hay menos vocaciones religiosas, su misión sigue vigente
EUROPA PRESS - ARCHIVO

ZARAGOZA, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

El arzobispo de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez, ha manifestado que si bien en España y en la diócesis ha disminuido en las últimas décadas el número de religiosos, a causa de la escasez de vocaciones y del envejecimiento de sus miembros, su misión evangelizadora sigue vigente y su existencia "no es algo del pasado".

Monseñor Jiménez ha viajado este mes a Roma para trabajar en la revisión y actualización de un documento de 1978 que regula las relaciones mutuas de los obispos y religiosos ya que es miembro desde 2014 de la Comisión Mixta de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica y la Congregación de los Obispos.

Asimismo, ha sido el obispo encargado de la vida consagrada en la Conferencia Episcopal Española durante seis años, entre 2011 y 2017. Monseñor Vicente Jiménez ha explicado a Europa Press que los religiosos en España y en la diócesis "gozan, en general, de buena salud espiritual, tratan, aun en medio de serias dificultades, de ser fieles a la vocación a la que Dios les llama, caminan desde el seguimiento cercano de Cristo y dóciles al Espíritu Santo responden a los retos que tiene planteados la vida consagrada".

Según ha comentado, si bien su menor número obliga a una reorganización y a abandonar algunos campos de acción, como la enseñanza y la sanidad, esto puede ser ocasión "de volver a lo esencial, a ser levadura, signo y profecía".

Precisamente, el documento en el que ha trabajado en Roma, que tiene que ser revisado ahora por la Comisión de los textos legislativos de la Santa Sede y por la Congregación para la Doctrina de la Fe antes de ser presentado al Santo Padre para que lo apruebe y promulgue, "se sitúa en un cambio de época, que exige vivir los problemas como desafíos y oportunidades y no como obstáculos".

A su entender, la vida consagrada "tiene un gran valor para la vida de la Iglesia y la sociedad" porque "los religiosos están en el corazón mismo de la Iglesia como un elemento decisivo para su misión evangelizadora", donde se presentan con diversidad de carismas "en sus formas antiguas y nuevas". Por eso, es un don "para el presente y el futuro".

El arzobispo de Zaragoza ha opinado que el futuro de la vida consagrada "no dependerá del número de sus miembros, ni del prestigio o la eficacia de sus obras e instituciones, sino de la docilidad a la voz del Espíritu Santo, que es luz y fuerza" porque "Él es quien ha hecho nacer en la Iglesia la vida consagrada para el Reino y para el mundo".

NUEVO DOCUMENTO

El documento en el que ha participado Vicente Jiménez sobre las relaciones mutuas de los obispos y religiosos no trata exclusivamente sobre éstas, sino que "tiene un horizonte más amplio" y analiza "con amplitud y profundidad" la presencia, testimonio y acción de los religiosos y de las personas de vida consagrada en la diócesis, desarrollando los valores, ámbitos y su inserción en la vida diocesana, ha relatado el prelado.

Según ha señalado, el texto se basa en los "hitos fundamentales" del camino recorrido por la Iglesia desde el Concilio Vaticano II hasta la actualidad y está inspirado en la exhortación apostólica del Papa Francisco 'Evangelii Gaudium', "teniendo en cuenta la invitación de Francisco de ser una Iglesia en salida, que se concibe como en un estado permanente de misión", a lo que se añade "el estilo sinodal como cualidad de las relaciones y del camino de la Iglesia".

Entre otras cosas, el documento describe los elementos fundamentales para las buenas relaciones entre los obispos y los religiosos, en particular con los superiores mayores. También tratan sobre las relaciones entre el clero diocesano y los sacerdotes de institutos religiosos, así como con los laicos.

El documento parte de los principios teológicos y doctrinales de la vida consagrada "en el pueblo de Dios en misión" y se desarrolla sus relaciones en los ámbitos de la Iglesia universal, nacional y diocesana, ha apuntado el arzobispo.

DIÓCESIS DE ZARAGOZA

Monseñor Vicente Jiménez se ha referido a la situación de los religiosos en la diócesis que preside y ha agradecido su "presencia abundante", con unos 70 sacerdotes religiosos al frente de parroquias, donde "realizan una gran labor en comunión con el resto de sacerdotes diocesanos seculares en vicarías, arciprestazgos y unidades pastorales".

En concreto, la Archidiócesis de Zaragoza cuenta con 159 comunidades religiosas, 7 institutos seculares --cuyos miembros tiene como finalidad la vida consagrada, pero no profesan los votos públicos, ni necesariamente hacen vida fraterna común y su actividad es secular-- y 20 sociedades de vida apostólica --cuyos integrantes buscan un fin apostólico, llevan una vida fraterna en común, pero no profesan votos religiosos--.

En concreto, existen 40 comunidades de religiosos varones de vida apostólica en la ciudad de Zaragoza y 8 en los pueblos de la diócesis; 224 sacerdotes religiosos; y 129 religiosos profesos no sacerdotes.

En el caso de las mujeres, hay 11 comunidades de monjas contemplativas en la ciudad de Zaragoza y 5 de clausura en los pueblos.

Por lo que se refiere a la vida apostólica femenina, se contabilizan 4 casas generales; 10 casas provinciales; 80 comunidades religiosas en la ciudad de Zaragoza y 15 en los pueblos. En total, la diócesis cuenta con 1.400 religiosas profesas. A esto se suman 7 institutos seculares y pías uniones y 20 sociedades de vida apostólica.

Monseñor Vicente Jiménez ha comentado que "detrás de las estadísticas y de los números, se encuentra mucha vida escondida, generosa y una pasión por la misión", y ha asegurado que la Diócesis de Zaragoza no sería lo mismo sin las personas consagradas y sus obras, "sería más pobre".

Por eso, ha agradecido su trabajo "y la fidelidad de las personas consagradas a su misión, a pesar de las fragilidades y pecados, propios de la debilidad humana".

Contador

Para leer más


Lo más leído en Aragón