16 de diciembre de 2019
  • Domingo, 15 de Diciembre
  • Sábado, 14 de Diciembre
  • 25 de mayo de 2010

    Buey teme que una postura "dura y poco moderna" de la patronal aragonesa cause desencuentros en la negociación colectiva

    ZARAGOZA, 25 May. (EUROPA PRESS) -

    El secretario general de Comisiones Obreras en Aragón, Julián Buey, mostró hoy su preocupación por la actitud de una patronal aragonesa "dura y poco moderna", que pudiera traducirse en nuevos desencuentros durante 2010 en la negociación colectiva.

    En una rueda de prensa en Zaragoza, Buey reconoció que el plan de recortes anunciado por el Gobierno, "que supone el incumplimiento de un acuerdo firmado con el Ejecutivo para el sector público", va a generar "dificultades" añadidas. "Están empezando a aparecer voces de la patronal que quieren llevar los planteamientos de congelación o reducción a los convenios", indicó el responsable de Acción Sindical de CC.OO. Aragón, Manuel Pina.

    CC.OO. Aragón ha presentado hoy su informe sobre negociación colectiva en el que analiza los aspectos más importantes recogidos en sus acuerdos con la patronal. Como conclusión, la central destaca que "el año pasado estuvo marcado por la crisis, que se tradujo en escasas mejoras salariales en los nuevos convenios, conflictividad a la hora de actualizar las tablas de los que ya estaban firmados y una introducción muy baja de cláusulas de mantenimiento del empleo o igualdad".

    Julián Buey se refirió a "la paradoja" a la que ha dado lugar la confluencia de la crisis con la bajada de la inflación (el año pasado quedó finalmente en un 0,4 por ciento). Así, el incremento salarial es muy distinto en los convenios revisados, que mantuvieron el IPC previsto como criterio y subieron un 3,12 por ciento y en los nuevos acuerdos, donde sólo se ha visto aumentado el sueldo en un 1,62 por ciento.

    En opinión de Manuel Pina, este es un fiel reflejo del impacto de la crisis, con una bajada de casi dos puntos respecto a años anteriores. Otro aspecto destacable en este sentido ha sido el mantenimiento de la jornada laboral anual, con 157,32 horas, apenas una menos que el año anterior. "Vemos que en lo cercano (convenios de empresa) la jornada laboral es más baja, mientras que en lo lejano (convenios de sector) es más fácil aumentar el salario", ha precisado.

    Buey ha destacado que los sindicatos "siguen demostrando un importante esfuerzo de moderación salarial", con un incremento de los costes laborales del 0,4 por ciento en España el año pasado, frente a una media del 3,5 por ciento en la zona euro. En cambio, ha lamentado el "empobrecimiento" de la negociación colectiva, con una escasa utilización de las cláusulas de mantenimiento del empleo que están contempladas en uno de cada cuatro acuerdos en el mejor de los casos (27,36 por ciento para el tránsito hacia el indefinido).

    En total, durante 2009 se registraron 201 convenios que afectan a 222.758 trabajadores, si bien Pina precisó que la negociación permaneció durante muchos meses paralizada y que sólo el acuerdo a nivel nacional con la patronal consiguió desatascar el proceso. De ellos, 150 pertenecen al ámbito de la empresa (23.346 trabajadores) y 51 son convenios de sector (199.412 empleados).

    Sobre esta distribución, Buey ha vuelto a incidir en la necesidad de unificar los convenios sectoriales que califica de "excesivos" para una Comunidad con tres provincias y donde la mayor parte del empleo se concentra en Zaragoza.

    Uno de los elementos centrales de la negociación en 2009 fue "la conflictividad en torno a la utilización del IPC como indicador para la actualización de los salarios". Pina ha recordado al respecto que los tribunales han ido "dando la razón" a los sindicatos, estableciendo que "los trabajadores no deben devolver dinero cuando la inflación real es menor de la prevista si no está indicado expresamente y reforzando la referencia del IPC previsto por el Gobierno en la subida de las pensiones a la hora de actualizar las tablas salariales".

    No obstante, el responsable de Acción Sindical ha recordado que quedan todavía siete convenios en Huesca "pendientes de una sentencia que esperamos favorable de acuerdo a la doctrina del Supremo".