15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • 18 de octubre de 2019

    La CHE permeabiliza grandes masas de sedimentos vegetados en Pina de Ebro, Utebo y Sobradiel

    La CHE permeabiliza grandes masas de sedimentos vegetados en Pina de Ebro, Utebo y Sobradiel
    La CHE actúa en los sedimentos vegetados.CHE.

    ZARAGOZA, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

    La Confederación Hidrográfica del Ebro ha (CHA) iniciado esta semana tres nuevos 'courages' o procesos de permeabilización de grandes masas de sedimentos vegetados en las Mejanas de Pina de Ebro y Utebo, y El Carrizal de Sobradiel (Zaragoza), han informado en una nota de prensa.

    Los trabajos se realizarán en presencia de agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Aragón y como en los courages ya realizados, se valoran con técnicos y representantes de los municipios implicados. El coste es de 138.339 euros, con cargo a la CHE.

    La Confederación ya aplicó esta técnica, como experiencia piloto, dentro de las obras de emergencia por las crecidas de abril de 2018, en Alfocea y Boquiñeni (Zaragoza), Alfaro (La Rioja) y San Adrián (Navarra) y se plantea realizar este año algunos más en Aragón.

    También se va a iniciar una acción de courage en el paraje de Recajo, en Agoncillo (La Rioja), que ha sido adjudicada este mes de octubre por 45.055 euros, destinada a la reducción de afecciones ante el riesgo de inundación en el Ebro en Viana (Navarra).

    El 'courage' es una técnica novedosa en España que se ha demostrado efectiva en otros países, como Francia. Consiste en un conjunto de actuaciones de pequeña magnitud sostenibles económica y ambientalmente cuyo objetivo es facilitar de manera natural la movilización de sedimentos en determinadas zonas que suponen obstrucciones importantes al paso de la corriente.

    En este caso habilita ramales de poca anchura para la libre circulación de las aguas mediante clareo de vegetación en una zona muy concreta y planteada con el menor impacto posible.

    La vegetación se tritura y se extiende en la zona y se complementa con un labrado o roturación superficial de los sedimentos para facilitar que se movilicen de forma natural arrastrados por las avenidas, gracias a lo cual se facilita el paso de la corriente y se dificulta que se consoliden los sedimentos en los ramales practicados.

    MENOR IMPACTO

    Con esta técnica se produce un menor impacto que con la retirada de sedimentos o dragado y, además, el mantenimiento es fácil y actúa de forma directa sobre la vegetación existente, que consolida los sedimentos fluviales.

    La filosofía de estas intervenciones para incrementar el espacio fluvial o reducir la consolidación en zonas indeseadas, se recoge también en proyectos referentes ya en marcha en la cuenca del Ebro o en tramitación.

    Es el caso de la propuesta Ebro Resilience, con las medidas para minorar los efectos de las inundaciones desde Logroño hasta La Zaida o de los proyectos integrados en el Plan de Impulso al Medio Ambiente para la Adaptación al Cambio Climático (PIMA Adapta).

    Estos proyectos son la reconexión de los meandros del Arga en Funes (Navarra), considerada una de las restauraciones fluviales más importantes de Europa y el proyecto de restauración fluvial del Ebro entre Alfaro y Milagro. Todos responden al objetivo de minorar las afecciones por inundación, pero unido a la recuperación de hábitats.

    Contador

    Lo más leído en Aragón