19 de enero de 2020
  • Sábado, 18 de Enero
  • Viernes, 17 de Enero
  • 23 de junio de 2009

    Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos advierte que la construcción del embalse supone "retroceder 20 años" en la zona

    ZARAGOZA, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos/COAGRET advirtió hoy de que la construcción del embalse de Biscarrués supondrá "retroceder 20 años" en esta zona e "ir a peor". Hace dos décadas los municipios ribereños del río Gállego "estaban languideciendo" y consiguieron "florecer" gracias a la actividad turística generada en torno al río, por lo que la construcción del embalse supondrá "volver dos décadas atrás".

    Así lo explicaron hoy a Europa Press la representante de la Coordinadora, Marta de Santos; el empresario Isidro López, en representación de los empresarios de Aguas Bravas; el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Murillo de Gállego, Santiago Castán, en representación de los ayuntamientos de La Galliguera; José Antonio Casaucau, en representación del municipio de Santa Eulalia; y Beatriz Casaucau, de la Asociación de Amigos de La Galliguera.

    Isidro López indicó que el pasado año más de 100.000 personas realizaron descensos en el río Gállego, donde numerosos empresarios se han asentado gracias al turismo de naturaleza y aventura, y "han invertido dinero, tiempo e ilusión" en estas actividades que han conseguido "generar empleo y asentar población", todo ello "sin cambiar el curso natural del río" ni causar afecciones al entorno natural.

    El anteproyecto del embalse de Biscarrués reconoce esta actividad, pero "dice que sólo causará afecciones a uno de los cuatro puntos de turismo activo que existen", algo que "es mentira, ya que no existen cuatro puntos, sino que son dos tramos de descenso".

    López señaló que de estos dos tramos, si se construye el embalse, "uno quedará totalmente impracticable", el tramo que va de la playa de Murillo al puente de Santa Eulalia; mientras que el segundo tramo, "el más comercial", un recorrido de ocho kilómetros entre Carcavilla y la playa de Murillo, se vería afectado en tres kilómetros "reduciendo la calidad" de los servicios que se ofrecen.

    Estas actividades relacionadas con el turismo de aventura ocupan a más de 300 personas en esta zona y generan un volumen de 4 millones de euros al año, "sólo en turismo activo", a lo que habría que sumar la actividad de los visitantes en otros municipios y su gasto en alojamientos y establecimientos, porque "el rafftin no es la única actividad de la zona", aunque sí que es un foco de atracción para el turismo.

    Asimismo, "se dice que la creación del pantano tendrá un impacto positivo en la zona porque creará puestos de trabajo en su construcción, pero qué pasará después", se preguntó el empresario, al valorar que "se nos trata como a tontos o a ilusos, cuando llevamos más de veinte años creando empleo en esta zona".

    En este mismo sentido, aseguró que todos los afectados "estamos indignados y enfadados, porque no estamos en contra de que el agua del Gállego se use para desarrollar otras comarcas, pero no queremos que nos quiten nuestro pan. Ya que las administraciones no nos ayudan, al menos que no echen por tierra nuestro trabajo", aseveró Isidro López.

    PROYECTO "ABSTRACTO Y AMBIGUO"

    El anteproyecto del pantano de Biscarrués, de 32 hectómetros cúbicos, permanece ahora en periodo de exposición pública, durante el que se pueden presentar las alegaciones al proyecto.

    A este respecto, Marta de Santos aseguró que se trata de un proyecto "muy abstracto y muy ambiguo en la utilidad que se le dará al embalse", ya que "se supone que es un pantano de regulación del río, pero no aporta un estudio del Gállego".

    Además, este proyecto está basado "en cuatro mentiras: que no afectará a la población de Erés, que no afectará a las aguas bravas, que ha sido aprobado en la Mesa del Agua; y que asegurará un caudal ecológico".

    Sobre el primer punto, de Santos precisó que no inundará la población de Erés, "pero la convertirá en una pequeña península", al dejarla aislada y "sin tierras de cultivo". En segundo lugar, "es una mentira aberrante que no vaya a afectar a las aguas bravas, porque cualquier regulación del Gállego afectará" al cauce.

    En tercer lugar, Marta de Santos aseguró que este proyecto "jamás se ha tratado en ningún foro, por lo que no se ha aprobado en la Mesa del Agua, donde sólo se plantearon alternativas" al mismo. Por último, "dicen que asegurará un caudal ecológico pero nadie sabe lo que es este caudal ecológico", criticó.

    Por todo ello, "queremos que no nos mientan de entrada", para utilizar 130 millones de euros "del dinero de todos, en destrozar un patrimonio natural que es de todos" y que afecta a un mayor número de colectivos y personas de los que quedan reflejados en el anteproyecto de Biscarrués.

    ACCESO PÚBLICO "NO REAL"

    Por otra parte, criticó el acceso a este proyecto dado que para conocerlo "hay que desplazarse a Zaragoza, en horario de oficina" y consultar los 30 tomos "en papel" del anteproyecto, "en una sala de la Confederación Hidrográfica del Ebro donde descansan los funcionarios", y para realizar fotocopias "hay que salir fuera del edificio", por lo que el acceso público al documento "no es real ni efectivo".

    Además, los ayuntamientos de los municipios de La Galliguera solicitaron al Organismo de Cuenca que les facilitase el proyecto enviándolo a los Consistorios "porque los vecinos tienen derecho a tener a su disposición el anteproyecto de un modo más asequible, porque les cambiará la vida", con el fin de estudiar posibles afecciones y hacer las correspondientes alegaciones, así como pidieron que se prolongara el periodo de alegaciones, pero en ambos casos la respuesta fue negativa.

    "Pero seguiremos insistiendo y haremos otra solicitud para ver si les entra la lógica" y acceden a responder a las peticiones de los Consistorios, advirtió Santiago Casán, al tiempo que aseguró que el embalse de Biscarrués supondrá "volver dos décadas atrás", ya que destruirá empleo en la zona, que lleva dos décadas creciendo.

    Como ejemplo, en Murillo de Gállego "ahora hay 24 niños y en cuatro años han nacido 12. Queremos seguir viviendo en nuestro pueblo, y no es que estemos en contra del progreso, pero no queremos que nos pongan la zancadilla" para seguir avanzando.

    Por último, estos colectivos calificaron el anteproyecto de Biscarrués como el proyecto "de la pobreza y de la pereza" por los efectos que tendrá en toda la zona y porque recoge información que se utilizó hace veinte años, cuando se planteó el primer proyecto del embalse de Biscarrués. Además, insistieron en que supone "un insulto para la zona", dado que con este proyecto "retrocedemos en vez de avanzar", apuntó José Antonio Casaucau.

    ACCIONES CONTRA EL PANTANO

    La Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos/COAGRET realiza distintas acciones para explicar su rechazo al proyecto de Biscarrués, además de recoger las alegaciones que se están presentado a este anteproyecto.

    Así, esta misma tarde, a las 19.30 horas, se realizará una salida de la Playa de Murillo de Gállego con las barcas camino de Zaragoza; mañana miércoles 24, a las 10.00 horas, se intentará bajar por el río a Zaragoza y el jueves, 25, ya en la capital aragonesa se llevará a cabo una concentración, que tendrá lugar a las 19.00 horas, en la Pasarela del Voluntariado.

    Desde allí, saldrán las barcas del embarcadero del Parque de la Expo, para después manifestarse acompañados de barcas por la orilla derecha del Ebro. A las 20.30 horas, se llevará a cabo una concentración en la Plaza del Pilar y a las 21.30 horas, se leerá un manifiesto en la Plaza San Bruno, actividad que concluirá con un concierto.