20 de junio de 2019
  • Miércoles, 19 de Junio
  • 8 de enero de 2008

    CRELOC apela al medio ambiente y la lentitud del túnel central para pedir a Sarkozy que reabra el Canfranc

    CANFRANC (HUESCA), 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El Comité para la Reapertura de la Línea Oloro-Canfranc (CRELOC) ha enviado una carta al presidente de la República de Francia, Nicolas Sarkozy, para solicitarle la reapertura de este paso ferroviario internacional. La organización hermana de CREFCO apela al medio ambiente, el precio del petróleo y la lentitud del túnel central.

    CRELOC comienza su escrito recordando que la carretera RN-134, que une la frontera franco-española con Pau por el túnel carretero de Somport, permanece cerrada tras desplomarse 400 toneladas de rocas y tierra sobre la calzada.

    CRELOC considera necesario proteger el medio ambiente en el valle del Aspe y en el de Canfranc, ya que al ser un medio montañoso sus ecosistemas son frágiles y su actividad económica descansa, precisamente, en el turismo de esquí y de montaña.

    Desde la perspectiva española, "los aragoneses piden aún con mayor fuerza la reapertura del ferrocarril, ya que mantienen con grandes costes el servicio ferroviario hasta Canfranc y han comenzado a modernizar la línea desde Zaragoza".

    Desde la perspectiva regional --francesa--, el Consejo Regional de Aquitania incluyó entre las previsiones del Contrato de Plan Estado-Región una partida de 60 millones de euros para rehabilitar el tramo Pau-Bedous.

    "Es un primer paso hacia la reapertura", indican desde el Comité francés. Los trabajos de desbroce comienzan, precisamente, el 10 de enero. La puesta en servicio efectiva tendrá lugar en 2010.

    Además, "desde la perspectiva macro-económica, el precio del petróleo supera ya los 100 dólares por barril, lo que hace imprescindible la generalización del transporte ferroviario; el 'todo asfalto-todo camión' de los últimos cincuenta años toca a su fin", continúan.

    A esto añaden que "el proyecto de Travesía Central del Pirineo por un túnel ferroviario de baja cota bajo el Vignemale, presentado a menudo como solución, constituye ciertamente una buena alternativa, pero no podrá ponerse en marcha antes de tres décadas. Precisamente cuando los tráficos ferroviarios que justificarán tal inversión, habrán sido asegurados por el funcionamiento del Canfranc".