29 de noviembre de 2020
11 de diciembre de 2007

El delegado del Gobierno y el PP asisten el homenaje de la AVT a las víctimas de la Casa cuartel de Zaragoza

ZARAGOZA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández, la consejera de Salud del Gobierno autónomo, Luisa Noeno, y el secretario general del Partido Popular-Aragón, Ricardo Canals, asistieron hoy al homenaje que la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) realizó a las víctimas, 11 de ellas mortales, del atentado perpetrado por la banda terrorista ETA el 11 de diciembre de 1987, a las 06.30 horas, contra la Casa cuartel que la Guardia Civil tenía en la zaragozana Avenida de Cataluña, donde hoy se levanta el Parque de la Esperanza.

Unas 300 personas asistieron, asimismo, a esta convocatoria. El delegado de la AVT en la Comunidad Autónoma, José Marco Jalle, leyó los nombres de los 11 fallecidos y manifestó el "recuerdo y cariño" de los congregados hacia las víctimas y sus familiares, algunos de ellos presentes. Marco Jalle mencionó, asimismo, a todas las personas asesinadas por ETA el 11 de diciembre de distintos años.

También recordó a las últimas víctimas de ETA, los agentes de la Benemérita Raúl Centeno y Fernando Trapero. Los asistentes guardaron un minuto de silencio y depositaron, junto a una composición escultural que recuerda a los niños fallecidos, tantos claveles blancos como víctimas mortales del atentado de 1987 y siete ramos de flores, uno de ellos del Gobierno autónomo.

Tras la ofrenda floral, José Marco rechazó, ante los medios de comunicación, la vigencia de la resolución del Congreso de los Diputados, aprobada en 2005, que autorizaba al Gobierno de España a negociar con ETA. Marco Jalle se refirió, por otra parte, a la iniciativa legislativa de apoyo a las víctimas de ETA en Aragón que están tramitando las Cortes autónomas e indicó que "están cumpliéndose los plazos".

Uno de los agentes que estaba de guardia en el momento del atentado, quien resultó herido grave, Pascual Grasa, hoy miembro de la AVT, leyó un breve texto, en el que rechazó "cualquier tipo de beneficio" hacia los "fanáticos asesinos" de ETA, pidió la condena a perpetuidad para los terroristas y recordó que los atentados son acciones "calculadas, premeditadas", lo que agrava la responsabilidad de los autores.

Grasa lamentó la "falsa tregua" de ETA y el nulo compromiso de la banda armada en la entrega de armas, tras lo que manifestó su confianza en el Estado de Derecho. Durante el acto, numerosos asistentes cantaron el himno de la Guardia Civil y se escuchó la composición musical dedicada por el artista Manuel Carrasco a todas las víctimas del terrorismo.

Al concluir el acto, el delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández, indicó que el de hoy "es un acto de recuerdo a las víctimas y hay que recordarles a ellos y a sus familias", a lo que añadió que "el Estado de Derecho tiene los medios suficientes para poner a los terroristas a buen recaudo". Javier Fernández residió durante ocho años en la Casa Cuartel derruida en 1987.

En declaraciones a Europa Press, el secretario general del PP, Ricardo Canals, manifestó su apoyo a todas las víctimas de ETA, que "hemos querido expresar, en el 20 aniversario de este atentado, acompañando a los afectados", mientras que Sergio Remón, portavoz de Convive, señaló que "la lucha contra el terrorismo es algo diario y las consecuencias del terrorismo es la muerte de trabajadores y personas inocentes".