5 de diciembre de 2020
23 de octubre de 2020

Descubierta una nueva especie de cangrejo ermitaño de hace 38 millones de años en el Pirineo aragonés

Descubierta una nueva especie de cangrejo ermitaño de hace 38 millones de años en el Pirineo aragonés
Diogenes augustinus, la nueva especie de cangrejo ermitaño - UNIZAR

ZARAGOZA, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Grupo Aragosaurus-IUCA de la Universidad de Zaragoza han descubierto una nueva especie de cangrejo ermitaño, encontrado en rocas de hace aproximadamente 38 millones de años, en la zona de Arguis (Huesca) en el Pirineo aragonés.

El estudio, en el que ha participado el Instituto Geológico y Minero de España, acaba de ser publicado por la revista científica Acta Palaeontologica Polonica. La nueva especie ha sido bautizada como Diogenes augustinus, en honor a su descubridor, Agustín Gálvez, miembro de los 'Voluntarios del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza', mientras paseaba casualmente por las inmediaciones de Belsué (Huesca).

El ejemplar ha resultado ser uno de los más completos a nivel mundial de su grupo, según ha destacado Fernando-Ari Ferratges, investigador predoctoral del grupo de investigación Aragosaurus-IUCA, con quien realiza actualmente su tesis doctoral sobre los decápodos del Eoceno pirenaico. "Encontrar un cangrejo ermitaño fósil articulado en rocas del Pirineo aragonés es un hallazgo excepcional, ya que solo se conocen unos pocos ejemplos en todo el mundo y éste es único", ha reseñado.

El fósil fue escaneado en 3D con tecnología de microtomografía computerizada, y el escáner ya revelaba que el ejemplar podía estar completo dentro de la roca. Sin embargo, el contraste entre fósil y roca no permitía conseguir una reconstrucción adecuada del fósil por lo que fue necesario prepararlo de forma mecánica. Tras varios días de trabajo, el ejemplar resultó ser uno de los más completos a nivel mundial de su grupo.

Las rocas donde fue encontrado datan del periodo Eoceno superior, hace aproximadamente 38 millones de años. En aquel momento la zona comprendida entre las localidades de Lúsera y Arguis, en Huesca, estaba cubierta por un mar poco profundo donde cerca de la costa se desarrollaban complejos deltaicos con gran aporte de sedimento.

Samuel Zamora, investigador del IGME y co-autor del trabajo, ha expuesto que "debido a su anatomía y falta de mineralización en el exoesqueleto, los cangrejos ermitaños se descomponen con rapidez y son muy raros en el registro fósil; sin embargo, aquí quedó enterrado rápidamente permitiendo conservar muchos detalles anatómicos".

Este trabajo es parte de una investigación más general que se está desarrollando en la Universidad de Zaragoza y que trata de conocer mejor los antiguos fondos marinos del Pirineo y las faunas que los habitaban.

Marcos Aurell, catedrático de Estratigrafía de la Universidad de Zaragoza y coautor del trabajo, ha apuntado que "los yacimientos del Pirineo son excepcionales y su estudio permite conocer mejor como eran los ecosistemas hace millones de años y los procesos que en ellos se producían". Los ambientes deltaicos son muy dinámicos y presentan una tasa de sedimentación elevada, permitiendo el enterramiento repentino de algunos organismos.

De hecho, el cangrejo se encuentra fuera de su concha, lo que parece apuntar a "una estrategia de huida o defensa de estos organismos cuando quedan enterrados por avalanchas de sedimento", ha dicho Ferratges.

Los ejemplares de Diogenes augustinus estarán próximamente expuestos en el Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza para que la ciudadanía pueda disfrutar de ellos.

Para leer más