15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • 4 de septiembre de 2009

    La dirección de la planta de Ausonia en Mequinenza niega cualquier discriminación y rechaza la huelga

    ZARAGOZA, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

    La dirección de la planta que la empresa Arbora & Ausonia tiene en la localidad zaragozana de Mequinenza negó hoy, en un comunicado oficial, que los empleados de la factoría padezcan discriminación laboral alguna respecto de los trabajadores de otras plantas de la misma compañía. La compañía rechaza la huelga convocada por este motivo.

    Ante el anuncio de la convocatoria de huelga realizada por los sindicatos del Comité de Empresa, la dirección de la planta indica que la huelga "no es el camino para alcanzar un acuerdo" en la negociación del convenio colectivo.

    La empresa niega rotundamente la existencia de discriminación. Por ello, ha instado al Comité de Empresa a que utilice los medios legales reglamentarios para denunciar ante la autoridad laboral la supuesta discriminación salarial y a que no utilice dicho argumento como medida de presión en la negociación del convenio colectivo.

    Durante las negociaciones, la empresa ha insistido en reiteradas ocasiones en que "los diferentes centros de trabajo no son equiparables entre sí, ya que se rigen por distintos convenios, y tanto su mercado como las condiciones de trabajo, tecnología y tipo de producto que fabrican son diferentes".

    En la empresa, todos los puestos de trabajo están remunerados en base "a criterios objetivos de mercado". En este sentido, el nivel salarial de los empleados de la fábrica de Mequinenza se sitúa un 25 por ciento por encima de su competencia directa, los fabricantes de toallitas.

    En relación al nuevo convenio, "las condiciones propuestas son muy buenas, especialmente teniendo en cuenta el contexto económico actual". La propuesta de la empresa "recoge todos los puntos" propuestos por el Comité de Empresa que son asumibles para garantizar la viabilidad de la planta, indican.

    A nivel salarial, las condiciones propuestas están en línea con "los mejores convenios" que se están firmando en España: IPC + 0,6 por ciento, con la posibilidad de disponer de un crecimiento salarial adicional de un 1,2 por ciento ligado al plan de inversiones previsto. El incremento resultante para el 2009 sería del 3,8 por ciento, según la dirección de la planta.

    Además se incluyen beneficios sociales significativos como un seguro de salud (430 euros por año y persona) con la posibilidad de incluir familiares a un precio reducido y la ampliación de las jornada reducidas hasta los 9 años para el cuidado de los hijos, continúan.

    Estos beneficios sociales "se suman a los ya existentes", como el Plan de Asistencia al empleado y a sus familiares más allegados, permisos para causas personales más allá de la legislación vigente, opción de baja por riesgo de embarazo que permita suspender temporalmente el contrato y percibir el 100 por ciento del salario hasta el día del parto, seguro de vida y plan de previsión para todos los empleados.

    La empresa apuesta firmemente por la continuidad de su fábrica en Mequinenza. En ese sentido, la Compañía ha planteado también un importante plan de inversiones, cifrado en 15 millones de euros en los próximos 5 años (que se suman a los 53 millones invertidos en la planta en los últimos 10 años), para adaptar la fábrica a las necesidades actuales y futuras del mercado y garantizar su competitividad. Este plan requiere, lógicamente, estabilidad en la planta para poder llevarlo adelante.