6 de agosto de 2020
11 de septiembre de 2009

Ecología y Desarrollo pide al Gobierno que "deje de utilizar" recursos para dar cobertura y seguimiento a Gran Scala

ZARAGOZA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Ecología y Desarrollo ha pedido al Gobierno de Aragón que "deje de utilizar" recursos para dar "cobertura y seguimiento" al proyecto de Gran Scala --macrocomplejo de ocio y juego en los Monegros-- y que "centre sus esfuerzos" en abordar el "enorme desafío" que supone la crisis económica actual.

Para Ecología y Desarrollo, el Gobierno autonómico "no debe distraer energías" en el proyecto Gran Scala, sino que debe "concentrar" sus esfuerzos en ayudar a los empresarios y trabajadores reales de Aragón, ha explicado en un comunicado.

Han agregado que la situación actual "exige cambiar" el modelo de "desarrollo insostenible" que "nos ha llevado a la triple crisis económica, ambiental y social que padecemos", y que "ha demostrado los riesgos de una economía de casino, especulativa y vulnerable, cada vez más alejada de la economía real, y que está poniendo en jaque al sistema económico y financiero internacional".

Por eso, es preciso poner en marcha, "sin demoras", medidas que "hagan girar nuestro sistema hacia la sostenibilidad", como se pone de manifiesto con la Ley de Economía Sostenible que está preparando el Gobierno español o en los debates que se están generando entorno a la necesidad de alcanzar un "firme compromiso" de los principales Estados en la lucha contra el cambio climático en la cumbre prevista para finales de año, han argumentado desde esta organización.

El director de Ecología y Desarrollo, Víctor Viñuales, ha precisado que el Gobierno de Aragón "debe concentrarse en hacer frente a la crisis económica en nuestra Comunidad" y "en ayudar a los pequeños y medianos empresarios reales de Aragón", así como "en conjurar las amenazas reales a la factoría de Figueruelas", tras el anuncio de venta de Opel a Magna.

Por contra, ha continuado Viñuales, el Ejecutivo autonómico debe "dejar de distraer esfuerzos y energías en un proyecto emblemático de la economía tóxica y especulativa de la que estamos huyendo", que "nada tiene que ver con los criterios de sostenibilidad y responsabilidad social que se debe exigir a cualquier empresa".