19 de mayo de 2019
19 de abril de 2010

Un equipo de televisión del Parlamento Europeo se interesa por los cultivos de regadío, en especial de maíz, de Huesca

HUESCA, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de la televisión del Parlamento Europeo se ha trasladado hasta Huesca para interesarse por los regadíos y especialmente por el cultivo del maíz en la provincia.

Según informó ASAJA Huesca en un comunicado, "la Cámara europea está difundiendo entre los diputados de la Unión Europea cuáles son las razones que llevan en la zona del Valle del Ebro a los agricultores a sembrar maíz trasngénico".

El reportaje surge de la participación hace unos meses del presidente de ASAJA Huesca, Fernando Luna, en un seminario en Holanda sobre la agricultura europea. En ella, Luna abordó el cultivo del maíz en la provincia de Huesca, en una exposición que contó con la presencia de varios diputados y altos cargos políticos de la Unión Europea.

El reportaje, que se podrá ver próximamente en la propia web del Parlamento Europeo, consta de una entrevista al consejero de Agricultura y Alimentación del Gobierno de Aragón, Gonzalo Arguilé, y, entre otros, también al propio Fernando Luna, quien defendió los aspectos medioambientales, productivos y económicos que llevan a los agricultores a optar por sembrar transgénicos.

"Sembrar maíz transgénico hace que no se utilicen tantos productos fitosanitarios; se combate el problema del taladro, que en el Valle del Ebro es tremendo; y, económicamente, evita que se produzcan pérdidas en la producción", consideró.

El presidente de ASAJA Huesca descartó que los agricultores siembren organismos genéticamente modificados "por la presión de las multinacionales" e indicó que si lo hacen es "porque los beneficios son claros".

Así, incidió en que la Unión Europea "debe de una vez dejar de lado la demagogia y coger el tema de forma seria, recordando además que los grandes países productores del mundo (Estados Unidos, China, Canadá, Brasil, Argentina o India) se han convertido en punteros en la aplicación de la biotecnología, y si Europa no coge ese tren rápido la pérdida de competitividad será un desastre para el sector".