27 de febrero de 2020
23 de enero de 2020

La estrategia Ebro Resilience celebra encuentros de coordinación de agentes institucionales y sociales del tramo medio

La estrategia Ebro Resilience celebra encuentros de coordinación de agentes institucionales y sociales del tramo medio
Reunión de coordinación en el marco de la estrategia Ebro Resilience. - CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL EBRO

ZARAGOZA, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

La estrategia Ebro Resilience sigue sumando líneas de acción para conseguir el objetivo de reducir las afecciones ante el riesgo de inundación en el tramo medio del Ebro. Este miércoles, 22 de enero, se ha celebrado en la sede de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), en Zaragoza, una reunión de coordinación institucional entre las Administraciones implicadas en ese objetivo, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la propia CHE y las Comunidades Autónomas de La Rioja, Navarra y Aragón.

Para la planificación de acciones, se han creado cinco grupos de trabajo técnico que van a reforzar la labor realizada hasta el momento y que se centrarán en medidas de prevención, actuaciones de protección, gestión ambiental, gestión del espacio fluvial y financiación, participación y divulgación, ha informado el Organismo de Cuenca en una nota de prensa.

La CHE ha explicado que Ebro Resilience es un mecanismo de colaboración para la gestión de acciones en el eje del Ebro, en concreto en el tramo Logroño-La Zaida (Zaragoza), "que tiene particularidades respecto a otras zonas de la cuenca, con una alta exposición al fenómeno de inundación".

La "clave" de esta estrategia "es la coordinación" y por eso en las próximas semanas se van a desarrollar encuentros en este mismo sentido, primero con todos los alcaldes representantes de municipios del tramo medio y, posteriormente, con representantes agrarios, de asociaciones de afectados y de asociaciones ecologistas de esta zona.

Además de esa coordinación, Ebro Resilience se basa en la aplicación de medidas combinadas para mejorar la capacidad de recuperación tras los fenómenos de inundación, "que son fenómenos naturales e inevitables y para los que no existe una única medida efectiva", han apuntado desde la CHE. También busca intervenciones compatibles con un desarrollo sostenible.

Esta estrategia es la respuesta a la Directiva Europea de Inundaciones y concreta el plan de medidas para el tramo medio que fija el Plan de Gestión de Riesgo de Inundación de la cuenca del Ebro.

Las medidas, "variadas y complementarias", pretenden la protección de núcleos y la recuperación del espacio del río donde sea posible con el retranqueo de motas, creación de cauces de alivio, zonas de inundabilidad controlada, así como el fomento de los usos compatibles y potenciar la autoprotección, con la mejora de la divulgación de adaptación de edificaciones y de explotaciones.

TRABAJOS

En la cuenca del Ebro, la Confederación Hidrográfica del Ebro ya ha puesto en marcha acciones que responden a la filosofía Ebro Resilience en sus intervenciones tras los últimos episodios de crecida, "unas medidas que ya han mostrado su efectividad, por ejemplo, en la reducción de la exposición de los núcleos urbanos", han esgrimido desde el Organismo de Cuenca.

Además de este calendario de coordinación entre interesados e implicados en la estrategia, el Ebro Resilience trabaja en otras líneas propias.

En concreto, se están realizando estudios de detalle por zonas en el tramo medio y visitas a explotaciones agrarias y ganaderas para analizar problemas de exposición al riesgo de inundación y hacer informes con propuestas. Igualmente, se está ejecutando el proyecto de restauración fluvial del paraje de La Nava, en Alfaro (La Rioja).

Esta intervención en Alfaro sigue los planteamientos establecidos en otra obra de restauración fluvial referente en la cuenca del Ebro, la reconexión de meandros del Arga en Funes (Navarra), "cuya clave es la coordinación entre Administraciones y cumplir el doble objetivo de incrementar la protección y la resiliencia y mejorar el estado de esta masa de agua", han apuntado desde la CHE.