19 de agosto de 2019
  • Domingo, 18 de Agosto
  • Sábado, 17 de Agosto
  • 11 de enero de 2009

    Un estudio de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía constata el mejor rendimiento escolar de chicas frente a chicos

    ZARAGOZA, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

    Un estudio de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía constata la diferencia de rendimiento escolar entre chicos y chicas en todos los tramos educativos. En el caso de Aragón, el estudio aporta algunos datos, como la diferencia en la tasa de idoneidad, es decir, el porcentaje de alumnos que está escolarizado en el curso de su edad.

    Así, según datos del Instituto Aragonés de Estadística de 2008, a los ocho años de edad, la tasa es del 91,64 por ciento en el caso de los chicos, y del 93,37 por ciento en el caso de las chicas, mientras que a los 15 años la tasa es de un 52,38 por ciento para los varones y de un 65,20 por ciento para las mujeres.

    En la Universidad de Zaragoza, el 55 por ciento de los estudiantes son mujeres y 45 hombres. Estos últimos se matriculan de menos créditos que las mujeres y suelen terminar en más tiempo que ellas. En la formación permanente, la diferencia es todavía mucho mayor por lo que respecta a la asistencia a cursos formativos y titulación de las mujeres sobre los hombres, según precisa el citado informe.

    El estudio aporta otros datos, como que el 36,8 por ciento de los varones de 18 a 24 años han abandonado el sistema educativo en 2006 en Aragón, según datos de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), y el 20,2 por ciento en el caso de las mujeres. En España, las cifras son del 35,8% de varones y del 23,8% a mujeres.

    El trabajo también trae a colación diferentes teorías que explican esta diferencia de rendimiento, como la del director del Instituto de Salud Mental de Bethseda (Estados Unidos), el pediatra Jay Giedd, quien realizó un estudio que demuestra que las chicas alcanzan la madurez cerebral antes que los chicos.

    En esta línea, una investigación publicada en la revista Science en 1995, de un equipo de neuropsiquiatras dirigido por Rubén Gur, señala que la zona del cerebro que más energía consume en los varones es la límbica y la cingular en las mujeres, hecho que explica fisiológicamente ciertas diferencias conductuales que se aprecian normalmente entre los dos sexos.

    Se respondería así, por ejemplo, al hecho de que los hombres sean propensos a reaccionar instrumentalmente frente a sus sentimientos y las mujeres respondan mayoritariamente de manera simbólica a través del lenguaje, desahogándose con frecuencia por medio de la palabra y el llanto.

    La zona cingular se relaciona con las capacidades simbólicas y de ideación, habilidades verbales y emocionales, así como con cuestiones relacionadas con el cálculo, mientras que la zona límbica con aptitudes tales como razonamiento, orientación espacial o previsión de trayectorias curvas.

    MEDIDAS REALES

    El presidente de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía y presidente de la Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España, Juan Antonio Planas, opinó en declaraciones a Europa Press que la escuela debería hacer frente a esta situación a través del desarrollo de "verdaderas medidas de atención a la diversidad".

    Se trata, comentó, de dar respuesta a una situación real de diferente madurez cerebral entre chicos y chicas o de diferente nivel educativo en el caso de los inmigrantes e incluso de distinta capacidad como ocurre con los alumnos con altas capacidades.

    Entre otras cosas, propuso la creación de grupos "más flexibles", realizando desdobles o grupos más pequeños en materias instrumentales como lengua o matemáticas, para adaptarse a las necesidades de cada uno y favoreciendo su mejor rendimiento.

    EXPERIENCIA PERSONAL

    La estimulación ambiental, además de las diferencias referidas más arriba, contribuyen también a que la distancia en el rendimiento escolar sea todavía mayor, según subraya Juan Antonio Planas en el citado estudio, partiendo de su experiencia de trabajo con profesores, padres, madres y alumnado.

    El especialista afirma que los chicos maduran más tarde y la inteligencia emocional asociada a uno y otro sexo es claramente diferente. Al respecto, señala que las chicas poseen más empatía, más perseverancia en la tarea, más constancia para realizar actividades poco agradables y más habilidades verbales, lo que supone mejor adaptación al mundo escolar.

    En general, los chicos tienen menos capacidad para controlar sus emociones y pulsiones, menos tolerancia a la frustración, menos capacidad para demorar la recompensa. Las características genéticas y la influencia de determinados medios y de la sociedad actual hacen también que la ciberadicción a las nuevas tecnologías afecta más al sexo masculino que al femenino.

    El especialista reflexiona también sobre las actividades extraescolares deportivas de alta competición, advirtiendo de que si no se controlan y se dedica excesivo tiempo en entrenamientos y partidos los fines de semana pueden suponer que no haya tiempo suficiente para las tareas escolares.

    A su entender, el deporte, en algunos casos, están suponiendo excesiva responsabilidad y exigencia, cuando debería ser concebido más como ocasión de desarrollo personal y de cooperación.

    LABOR DE LA ORIENTACIÓN

    El presidente de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía manifestó a Europa Press que el aumento del número de orientadores en los centros educativos y la mejora de la formación del profesorado contribuirían a disminuir el abandono escolar, mayor en los chicos.

    Así, argumentó, el número de orientadores es el mismo ahora que hace 15 años, a pesar de que se ha elevado la población escolar en ese periodo y ésta es más "compleja", habiendo aumentado también la edad de escolarización obligatoria y existiendo una mayor presencia de alumnos de origen inmigrante en las aulas.

    Planas incidió en que la orientación se debe ofrecer no sólo a los alumnos, sino también a las familias y al profesorado. En relación con este último, apostó por mejorar su formación inicial y permanente, al tiempo que reclamó mayores inversiones en infraestructuras educativas.

    El presidente de la Asociación abogó, asimismo, por un cambio en la metodología docente, de forma que el profesor procure que el alumno "saque lo que lleva dentro" y aprenda a buscar y compartir conocimientos, "más que llenarle la cabeza" de información.