21 de octubre de 2019
7 de enero de 2009

El ex-militante del PSOE Clemente Salas, elegido nuevo alcalde de Caminreal (Teruel) mediante una moción de censura

TERUEL, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

La localidad turolense de Caminreal tiene desde este mediodía un nuevo alcalde, Clemente Salas, que sustituirá en el cargo a la socialista Nuria Lázaro, después de que 5 de los 7 concejales de la localidad, apoyaran una moción de censura presentada en un Pleno celebrado hoy. La moción fue apoyada por el propio Salas, dos concejales del Partido Popular y otros dos del PAR.

Clemente Salas que, cuya expulsión del PSOE se hizo oficial hoy, aseguró a Europa Press que la moción de censura se presentó por "la poca transparencia de la alcaldesa", aunque reconoció que el detonante han sido las desavenencias con la anterior alcaldesa, Nuria Lázaro, en las condiciones de venta de las parcelas del polígono industrial que se acaba de construir en la localidad.

Según explicó, la alcaldesa planteaba que sólo las empresas que facturen más de 6 millones de euros pudieran acceder a la compra de esos terrenos, mientras que los concejales que apoyan la moción de censura planteaban que pudiera acceder cualquier empresa sin importar su facturación.

Salas se refirió a las críticas del que hasta ahora era su partido y señaló que "mi partido no me ha escuchado. Me mandaron una carta diciendo que provisionalmente estaba expulsado del partido y hoy me lo han dicho". Aún así, destacó que "he mandado una carta a la dirección regional explicando mis razones porque en Teruel no me han escuchado, no me han dejado explicarme, pero le han dado la razón sólo a la alcaldesa".

Por otro lado, el nuevo alcalde ha animado al PSOE a que lleve el caso "a donde quiera", después de que los socialistas hayan anunciado que lo presentarán en el Pacto Antitransfuguismo y en la Audiencia Provincial puesto que aprecian "indicios de delito". Salas afirmó que "no tenemos firmado nada con nadie, sólo queremos que los terrenos del polígono salgan a la venta para empresas grandes y pequeñas", así que insistió en que "estamos tranquilos y con las manos limpias".

A partir de ahora, el nuevo alcalde se propone "volver a poner el polígono en venta", al tiempo que "seguiremos con la tarea normal del Ayuntamiento y cuantas más cosas podamos hacer mejor, pero sabiendo todos lo que se está haciendo". Por eso, anunció que enviarán a todos los vecinos de la localidad una carta en la que "explicaremos nuestras razones".

Por su parte, la hasta ahora alcaldesa, Nuria Lázaro, explicó a Europa Press que "dentro de lo que cabe" estaba "tranquila porque he tenido mucho apoyo del PSOE". Lázaro afirmó que la moción de censura había sido "una maniobra oscura y poco transparente" que tenía "como única obsesión apartarme de la alcaldía".

Respecto de las razones que la han apartado de la alcaldía, afirmó que "se caen por su propio peso", ya que "todo lo que he hecho y he dicho está constatado en el Ayuntamiento y se han comunicado en el Pleno, donde han salido por unanimidad". Lázaro aseguró que "tengo que entender que todo se debe a las discrepancias en el tema del polígono industrial".

Lázaro manifestó que "no me esperaba esta decisión" por lo que afirmó que "hoy se ha jugado muy sucio". Además, señaló que "todos los concejales, tanto del PP como del PAR, sabían que se había expulsado del PSOE a Clemente Salas", así que señaló que "han apoyado a un tránsfuga".

Desde ahora, ocupará "el lugar que ellos han dispuesto para mí", ya que continuará siendo concejal del Ayuntamiento de Caminreal donde "apoyaré todo lo que sea beneficioso para nuestro pueblo, pero observaremos con mucho detenimiento lo que no lo sea".

Sobre esta cuestión también se pronunció hoy el secretario provincial del PSOE, Vicente Guillén, quien calificó la moción de censura como "un fraude al electorado de la localidad". También aseguró a Europa Press que es una "indecencia política porque se ha utilizado a un tránsfuga" por eso lamentó que "el PP no haya sido capaz de frenar a sus concejales".

En este sentido, la presidenta del PP en Teruel, Carmen Pobo, le contestó que "el problema que hay en Caminreal no lo genera el PP, sino el propio PSOE, que está dividido". Pobo afirmó que, "en ningún momento el PP quería desbancar al PSOE del Ayuntamiento, sino votar a otra persona del PSOE para que ejerciera el cargo porque no se está de acuerdo con la gestión de Nuria Lázaro".

Aún así, Pobo reconoció que los concejales tomaron la decisión sin tener en cuenta al PP. Por eso, lo llevará a la Ejecutiva Regional del Partido "y veremos a qué límite se llega, dependiendo de la gravedad del tema".

Finalmente, Vicente Guillén aseguró que es un hecho gravísimo y que "va más allá de la decencia política. Entendemos que pudieran existir indicios de algún tipo de delito y por tanto lo llevaremos a la Fiscalía".