25 de marzo de 2019
20 de julio de 2008

Expo 2008.- Las comarcas de Tarazona y el Moncayo y Campo de Borja crean la Ruta de la Garnacha como reclamo turístico

ZARAGOZA, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

La ruta de la Garnacha, enmarcada dentro del proyecto de la Secretaría de Turismo, se ha puesto en marcha como principal atracción turística de la comarca de Tarazona y el Moncayo y la comarca de Campo de Borja, con el Museo del Vino como punto de partida de la ruta.

El presidente de Denominación de Origen Campo de Borja, Gregorio García Chueca, y el gerente de la misma entidad, José Ignacio Gracia, presentaron hoy el proyecto en rueda de prensa en el pabellón de la Diputación Provincial de Zaragoza en la Exposición Internacional.

Gregorio García explicó que ya se han puesto en contacto con ocho bodegas de la zona y con varios hoteles que están dispuestos a participar en la materialización de la Ruta de la Garnacha, "pero aún hay muchas cosas que están en el aire y necesitaríamos uno o dos años para hacer realidad la idea", matizó.

Según relató el gerente de Denominación de Origen Campo de Borja, "la idea surgió de la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, que nos visito el pasado mes de enero, quien nos animó a crear una ruta oficial de vinos por la riqueza paisajística y artística de la región, como el Monasterios Cisterciense de Veruela, que alberga el Museo del Vino".

"Desde entonces estamos trabajando muy duro para que el proyecto salga adelante y nuestro objetivo es implicar al mayor número posible de hoteles, restaurantes, bodegas, centros de turismo y cajas rurales para que nos ayuden a convertir el vino y la garnacha en un atractivo turístico", agregó José Ignacio Gracia.

El nombre de esta ruta oficial de vinos, Ruta de la Garnacha, responde a la denominación de una variedad de uva, y no a un vino en particular. La garnacha, según comentó Gracia, "es un tipo de uva muy apreciado en estos momentos en todo el mundo que nosotros cultivamos y que no está proporcionando mucho más éxito del que nos esperábamos".

Además del vino, los otros señuelos de la ruta serían el Parque Natural del Moncayo, la localidad de Tarazona, el municipio de Borja, y el Monasterio Cisterciense de Veruela, junto con el Museo del Vino que alberga.

LIBRO DE AINZÓN.

Por otra parte, durante esta misma rueda de prensa, se presentó el libro 'Luchán, el bebedor de oro de Ainzón', escrito por una vecina de la localidad, Ana María Zalaya, quien dio a conocer la publicación acompañada por la alcaldesa de Ainzón, Isabel Tabuenca, con motivo de la celebración hoy en el pabellón de la provincia de Zaragoza del día de las localidades del rió Huecha (Agón, Ainzón, Alberite de San Juan, Albeta, Ambel, Bisimbre, Bulbuente y Pozuelo de Aragón).

El libro, según expresó la alcaldesa, es un "precioso paseo por nuestro pueblo, que muestra nuestras costumbres y la vida de nuestra gente. La historia es una conversación entre el cauce del río Luchán y su amiga inseparable, Clara, que es el agua que lleva, por eso el lugar donde tenía que presentarse el libro era en la Expo de Zaragoza" sobre el agua, añadió.

La autora de la historia narró los hechos casuales que le llevaron a escribir el cuento. "Un día iba paseando con mi marido y dos jóvenes se nos acercaron y nos lanzaron la siguiente pregunta, ¿sabría decirnos si se puede llegar andando aguas arriba al nacimiento del río?".

Como Ana María Zalaya no sabía la respuesta se decidió a comprobarlo por sí misma y a escribir un relato que narrará lo que vivió, con el propio río como protagonista de la historia en primera persona. "Lo que quería era dar a conocer esta parte de mi pueblo que ni siquiera yo conocía", indicó la autora.

El libro habla de los lugares emblemáticos del municipio relacionados con el agua, como el molino, los postigos, los pozos y el lavadero, ya que la relación de Ainzón con este recurso natural es más que evidente, dado que está rodeado por los ríos Luchán y Huecha.

"He escrito el libro con mucha ilusión y estoy segura de que va a gustar a todo el mundo, aunque realmente es una tontada, una historia muy simple", observó Zalaya.

"Hace cuatro años que terminé el libro y era justo cuando se comenzaban a oír las campanas de la Expo del Agua, que me pareció el lugar ideal para presentar el libro. Entonces me senté a esperar y confíe en la suerte", afirmó.

Así, "a principios de año me puse en contacto con la editorial Certeza para publicar el libro y la semana pasada me llamó la alcaldesa de Ainzón para ofrecerme presentar aquí el libro y, la verdad, que no me lo puedo creer", admitió ilusionada la autora del cuento.