22 de noviembre de 2019
9 de julio de 2008

Expo 2008.- La depuradora biológica de aguas residuales de Fabara contamina menos y es "económicamente sostenible"

ZARAGOZA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

La localidad zaragozana de Fabara cuenta con una planta depuradora biológica de aguas residuales que consigue contaminar menos, "ser respetuosa con el medio ambiente y económicamente sostenible", según explicó el alcalde de este municipio, Francisco Doménech, durante la rueda de prensa de presentación de la instalación, celebrada en el pabellón de la provincia de Zaragoza en la Exposición Internacional.

El acto contó con la presencia del catedrático de la Escuela de Técnicos Superiores de Madrid y profesor de la Universidad Politécnica de Madrid, Jesús Fernández, así como de numerosos vecinos de Fabara.

El alcalde Francisco Doménech explicó a los presentes el proceso que llevó a Fabara a construir esta planta depuradora biológica con la que "aportamos nuestro granito de arena" en la correcta gestión del recurso natural.

El proyecto de la depuradora, indicó, "nació de la negación, porque nos negamos a aceptar el plan de aguas residuales previsto por el Gobierno de Aragón", dado que aceptar este plan suponía, en primer lugar, "renunciar a la competencia de la gestión del agua", de forma que "debilitaba y atacaba la fortaleza municipal".

Además, "sólo se promovían 173 depuradoras para todo Aragón", de manera que "el plan margina a más de quinientos municipios, pueblos pequeños que no tiene dinero suficiente para costearse la depuradora", algo que no gustó a los responsables políticos de Fabara, quienes "profundizando más, vimos que económicamente el plan de depuración del Gobierno de Aragón era muy duro de llevar económicamente para un pueblo" con pocos habitantes.

Otra de las razones que les llevó a rechazar la propuesta del Ejecutivo autónomo fue que "desde el punto de vista ambiental también era rechazable", dado que el gasto energético para mantener la depuradora era "excesivo".

De esta forma, el Consistorio de Fabara optó por buscar otras alternativas y la solución llegó de la mano de la Universidad Politécnica de Madrid. Así se construyó una planta depuradora biológica con "unos parámetros de limpieza espectaculares", afirmó el primer edil.

REPRODUCIR A LA NATURALEZA.

Esta planta intenta "reproducir lo que hace la naturaleza", indicó el catedrático Jesús Fernández. La ejecución de esta instalación se basa en la creación de unos humedales artificiales con un monocultivo de plantas superiores (aneas). Como paso previo, las aguas del municipio se reciben en un depósito de decantación y de allí pasan luego a los canales, que se reparten en tres terrazas.

Hay nueve embalses en la primera terraza, cada uno con capacidad para recoger el vertido total diario del municipio. El vertido es tratado a través de varios procesos físico-químicos y bacteriológicos. El oxígeno necesario para estos procesos es suministrado por las propias plantas, que a través de sus hojas lo inyectan hasta la zona radicular.

Además se ha incrementado la acción de oxigenación en los primeros cuatro canales, mediante un compresor alimentado con la energía producida por unos paneles solares. En la segunda terraza, prosigue el proceso de depuración de aguas mediante las plantas.

La transferencia de oxígenos hacia la zona radicular por parte de estas plantas acuáticas es un requisito imprescindible para que la eliminación microbacteriana de algunos contaminantes se realice con eficacia, estimulando además la degradación de materia orgánica y el crecimiento de bacterias nitrificantes.

En la totalidad de los embalses creados, las aneas juegan un papel fundamental siendo sus principales funciones: airear el sistema radicular y facilitar oxígeno a los microorganismos que viven en la rizosfera; absorber los nutrientes, nitrógeno y fósforo; eliminar los contaminantes asimilándolos directamente a sus tejidos; y filtrar los sólidos a través del entramado que forma su sistema radicular.

Finalmente, en la tercera terraza, tiene lugar el filtrado y la evacuación al río Matarraña, con lo que se da por finalizado el ciclo.

La planta de depuración biológica de aguas residuales de Fabara ha tenido un coste de 235.000 euros, frente a los 2.400.000 euros de una planta convencional. Asimismo, el coste estimado de mantenimiento anual de la planta de Fabara es de 13.000 euros, frente a los 180.000 euros de una convencional con las mismas prestaciones.

DÍA DEL RÍO AGUASVIVAS Y MATARRAÑA.

La presentación de esta planta depuradora se ha enmarcado en los actos de celebración del Día de las localidades de los ríos Aguasvivas y Matarraña en el pabellón de la provincia de Zaragoza en la Muestra Internacional. Autoridades y vecinos de Almonacid de la Cuba, Lagata, Fabara, Azuara, Letux, y Villar de los Navarros disfrutan hoy de las propuestas de la Expo.

Además, algunas localidades han presentado su oferta cultural en la Expo, como es el caso del Coro de la Cofradía del Rosario de Letux que ha animado a los visitantes de la Muestra esta mañana y actuará de nuevo esta tarde, a las 17.00 horas.