17 de febrero de 2020
27 de enero de 2020

El Gobierno de España desplegó a más de 1.100 personas para hacer frente a la borrasca 'Gloria' en Aragón

El Gobierno de España desplegó a más de 1.100 personas para hacer frente a la borrasca 'Gloria' en Aragón
Efectivos de la UME están ayudando a mitigar los efectos del temporal en la provincia de Teruel - UME

ZARAGOZA, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Administración General del Estado ha desplegado en Aragón un contingente formado por más de 1.100 personas para hacer frente a las consecuencias de la borrasca 'Gloria'.

Según ha informado la Delegación del Gobierno en Aragón, desde que se declaró la fase de alerta el domingo, 19 de enero, a las 12.20 horas por fenómenos meteorológicos adversos, se ha trabajado de forma ininterrumpida para auxiliar y rescatar a las personas aisladas y tratar de restablecer las comunicaciones viarias y los suministros eléctricos y telefónicos.

Así, la Guardia Civil ha llevado a cabo durante los días de temporal más de 300 auxilios o rescates y alrededor de 1.500 auxilios informativos. El subsector de tráfico de la Benemérita ha coordinado los trabajos para embolsar alrededor de 900 vehículos en autovías y carreteras nacionales.

Un total de 416 agentes del Instituto Armado se han aplicado para restablecer la normalidad en las tres provincias aragonesas. Para desplegar este dispositivo se han utilizado 140 vehículos y un helicóptero.

Además de las funciones de auxilio y regulación del tráfico, la Guardia Civil ha contabilizado unos 20 servicios humanitarios, como el rescate de tres personas, una de ellas de avanzada edad y diabética; una mujer y un niño de 8 meses de edad en la localidad turolense de Godos; el auxilio en Linares de Mora en Teruel a una persona trasplantada que necesitaba tratamiento o la evacuación de dos personas que se encontraban aisladas, sin víveres ni medios para calentarse en la pedanía de Pietas, en El Frasno (Zaragoza).

En la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, unas 400 personas ser han ocupado de forma ininterrumpida en la coordinación de la limpieza de los más de 2.500 kilómetros de vías afectados por el temporal.

Un total de 140 máquinas han recorrido la red principal de carreteras en la Comunidad para restablecer la normalidad. Sus conductores han trabajado en condiciones adversas, en coordinación con los empleados de los talleres de conservación, donde se realizan entre otros servicios, los cambios de cuchillas de las quitanieves.

Desde la Delegación del Gobierno en Aragón han recordado que durante el temporal han sido especialmente complicadas las tareas de comunicaciones debido a la caída constante de redes eléctricas y telefónicas. Las laboresen los centros de conservación todavía continúan ya que queda por retirar gran cantidad de nieve de los arcenes.

UNIDAD MILITAR DE EMERGENCIAS

La delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez, activaba el pasado martes a las 11.30 horas, a la Unidad Militar de Emergencias (UME), a solicitud del Gobierno de Aragón, para el auxilio urgente de las personas y para colaborar con las compañías eléctricas y telefónicas en la recuperación del suministro.

Desde ese momento, 180 militares del BIEM IV han llevado a cabo su tarea divididos a partes iguales entre Teruel y Zaragoza. Este dispositivo ha contado con el apoyo técnico de 60 vehículos; entre ellos, cinco quitanieves, dos TOM --Transporte Oruga de Montaña--, dos TOA --Transporte Oruga Acorazado--, una cargadora, una retrocargadora y una minimáquina.

La actividad de la UME ha consistido, sobre todo, en el apoyo a las empresas suministradoras de electricidad para el restablecimiento del servicio mediante el acceso de los técnicos a los puntos de avería y grupos electrógenos a las poblaciones sin suministro, así como de telefonía, en las mismas comarcas.

También han estado en el rescate de personal aislado o incomunicado, como es el caso de un niño por urgencia médica en Lagueruela y un matrimonio de ancianos que tuvieron que ser evacuados a pie con raquetas de nieve. Los efectivos de la UME han ayudado también en la limpieza de unos 500 kilómetros de la red viaria secundaria de más difícil acceso.

Durante estos días ha trabajado también al completo la plantilla del Centro de Gestión de Tráfico de Zaragoza en el control de las vías y el traslado de la información tanto a los usuarios como al Subsector de Tráfico de Guardia Civil para ejecutar los cortes al tráfico precisos.

Los Grupos de Predicción y Vigilancia de Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) de Barcelona y Zaragoza han seguido minuto a minuto la evolución de la borrasca para ofrecer información a los agentes que han estado trabajando sobre el terreno. El responsable de AEMET en Aragón, Rafael Requena, ha participado como informador en todas las reuniones del Centro de Coordinación Operativa Integrada (CECOPI) que se han celebrado durante el tiempo que ha durado el temporal.

CAUDALES

Por su parte, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha estado vigilando los caudales de manera previa al episodio. Antes de la irrupción de la borrasca y basándose en las predicciones meteorológicas se constituyó el Comité Permanente de Avenidas. Desde allí se realizaron los avisos a los servicios de Protección Civil de las cuencas afectadas por las alertas meteorológicas de AEMET --112 Aragón y Protección Civil de Cataluña--.

En el caso la zona de Teruel, se centraron en las cuencas de la margen derecha del Ebro: Huerva, Martín, Aguasvivas, Guadalope y Matarraña. Con la información disponible se realizaron maniobras preventivas de gestión de los embalses para que se encontraran en la mejor situación posible ante el probable episodio de crecidas.

En la madrugada del miércoles, 22 de enero, se registró un incremento importante de caudales en la cuenca del Matarraña, registrando en estaciones de estas cuencas, los segundos caudales más altos en 20 años de datos de la serie SAIH Ebro. En las cuencas desde el Huerva hasta el Guadalope, las precipitaciones se produjeron, por temperatura, en forma de nieve. Esto provocó que no se produjeran caudales importantes y los ríos no tuvieran crecidas relevantes.

Pero existía el riesgo de sumar esta reserva nival con precipitación líquida, generando deshielo rápido. Ante ello, se mantuvieron los avisos y las comunicación continua y se intensificó la vigilancia y los avisos preventivos a servicios de Protección Civil para las cuencas de Martín, Huerva, Aguasvivas y Guadalope.

Cuando sea posible acceder a todas las zonas y cuando la situación de caudales lo permita, se hará una evaluación completa del estado de los cauces para prevenir posibles intervenciones si se han provocado taponamientos o erosiones.

SIETE REUNIONES

Además, tanto la Delegación del Gobierno en Aragón y las subdelegaciones de Zaragoza y Teruel como todos estos organismos por separado --Guardia Civil, Dirección General de Carreteras, Unidad Militar de Emergencias, DGT, AEMET y Confederación Hidrográfica del Ebro-- han participado en las siete reuniones del CECOPI donde se ha puesto en común la información sobre incidencias de la que se disponía, se ha insistido en la coordinación de medios y se han fijado las prioridades de actuación.

Además, este martes se reunió también, a propuesta de la Subdelegación del Gobierno en Zaragoza, el Comité Ejecutivo del Protocolo de vialidad invernal. Se trata de un organismo que coordina los efectivos implicados en la vigilancia y asistencia en las vías de titularidad estatal.

La delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez, ha recordado que la Administración General del Estado "ha puesto a disposición de la emergencia todo el material humano y técnico del que dispone en Aragón". Asimismo, ha lamentado las dificultades por las que han tenido que atravesar algunos vecinos que han visto alterada su normalidad y ha recordado que el temporal ha tenido "dimensiones históricas" y una evolución "difícil de anticipar".

En los próximos días se celebrará una reunión con todos los agentes de la Administración central implicados en la gestión de la emergencia para hacer balance.

Contador

Lo más leído en Aragón