5 de diciembre de 2020
20 de abril de 2006

HazteOir.org formaliza la demanda contra la dispensación de la píldora postcoital en Aragón

ZARAGOZA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

La asociación HazteOir.org ha formalizado hoy el recurso contencioso administrativo presentado ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón contra la orden del Gobierno de Aragón que permite la dispensación gratuita de la píldora postcoital. La argumentación de la asociación se fundamenta principalmente en la falta de garantías de los derechos de los pacientes y de la buena praxisprofesional del personal sanitario.

El letrado director del recurso, Javier María Pérez-Roldán, director del Centro Jurídico Tomás Moro, ha explicado que ni la orden ni las instrucciones posteriores que la desarrollan "contemplan, bajo ningún supuesto, la necesaria seguridad jurídica del médico en el desarrollo de su praxis profesional".

"Al no regularse debidamente la materia del consentimiento en el caso de las menores de 16 años --edad a partir de la cual se establece la mayoría de edad sanitaria--, la nueva regulación crea una situación de preocupante inseguridad jurídica, pues los padres, al tener conocimiento de la dispensación de la píldora sin su necesario consentimiento, pueden accionar legalmente contra el propio facultativo", ha indicado el letrado.

Igualmente, la menor, cuando alcance la madurez de juicio suficiente, también "podría accionar contra el médico". Por otra parte, ha manifestado Pérez-Roldán, "se obliga al facultativo a elaborar un juicio para el que no tiene ni formación, ni capacidad, ni deber: determinar en una atención de urgencia si la menor tiene o no capacidad suficiente para comprender el tratamiento que se le dispensa".

El letrado director del recurso pone de manifiesto que la regulación no contempla el derecho de objeción de conciencia del personal sanitario, constitucionalmente protegido y expresamente recogido en el Artículo 26 del Código Médico Deontológico.

Asimismo, "la orden viola la libertad de prescripción, pues el médico debe gozar de la capacidad suficiente para prescribir el medicamento que considere oportuno según el diagnóstico, mientras que la orden habla de dispensación", explica el abogado.

Por lo que se refiere a los derechos de las pacientes, según HazteOir.org, no se garantizan porque con la entrega de la píldora no se incluye el prospecto del medicamento, en el que se indican parte de sus efectos secundarios y en el que se deja constancia de la falta de información sobre los efectos en menores de 16 años.

Además, "no se establece, como la prudencia aconseja, un espacio de tiempo para que la paciente pueda sopesar los pros y los contras tras leer tranquilamente el folleto explicativo que se le da con la píldora, en el que, por otra parte, no se señalan ni los efectos secundarios ni la falta de investigación de sus efectos en menores de 16 años", comentan en un comunicado.

Finalmente, HazteOir.org cree que debido a las facilidades para la dispensación de la píldora, "sin atención suficiente", se crea en la menor la conciencia de su fácil obtención, de lo inicuo de su ingestión y de la eficacia de la misma, "pudiendo llevar al abandono de un prudente comportamiento sexual y sometiéndose a mayores cotas de riesgo sexual con las graves consecuencias personales y sociales que ello conlleva".

Junto a HazteOir.org han presentado el recurso AINKAREN, el partido político Familia y Vida, padres de familia y médicos residentes.