24 de octubre de 2019
  • Miércoles, 23 de Octubre
  • 17 de agosto de 2009

    Los hosteleros proponen potenciar la programación de San Lorenzo a partir del día 11 para evitar el bajón de clientes

    HUESCA, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

    Los hosteleros del sector de bares y cafeterías de la capital altoaragonesa se muestran "satisfechos" con el trabajo realizado durante las Fiestas de San Lorenzo, del 9 al 15 de agosto. A pesar de ello, proponen potenciar la programación festiva a partir del día 11 para evitar el bajón de clientes. Según su apreciación, los días 9, 10 y 15 hubo más ambiente en el centro de la ciudad.

    "El público oscense se ha portado y ha salido a disfrutar de la fiesta", con estas palabras, el presidente del área de bares y cafeterías de la Asociación de Hostelería, Adolfo Sesé ha hecho un balance positivo de las fiestas de este año. Explicó que "aunque la opinión y recaudación depende de la ubicación y la cercanía al centro de los establecimientos, todos han trabajado bastante más de lo esperado".

    Las lluvias del día 8 auguraban una semana con mal tiempo pero finalmente el tiempo ha acompañado. Sesé opinó que gracias a este factor, la feria taurina o los actos propios de cada jornada, "los días fuertes en cuanto a vida nocturna han sido el 9 y el 10 y el día 15, al caer en sábado, también se ha notado más animación". Sin embargo y como es habitual, "los días 11, 12 y 13 decayó, pero el viernes día 14, volvió a aumentar".

    Sesé manifestó que "pese a todo no ha sido un San Lorenzo como para salvar el año" y añadió que "hace ya bastantes años que San Lorenzo es un revulsivo más dentro del verano".

    Para potenciar la actividad en el centro de la ciudad, Sesé entiende que habría que buscar fórmulas que dieron buen resultado en el pasado, como recuperar los conciertos gratuitos de la avenida Ramón y Cajal, ya que "animaban no sólo la zona centro si no zonas algo más alejadas y permitían que gente de fuera se acercara a Huesca los días 11, 12 y 13".

    También sería conveniente, dijo, que el recinto de peñas estuviera más cercano para "recuperar ese deambular de la gente que existía hace 10 ó 15 años, de un sitio a otro por el centro, ya que mantenía viva la ciudad hasta las 3 ó 4 de la mañana".

    Entiende que el problema es que "el recinto ferial está demasiado lejos, lo que provoca que la gente o bien vaya allí o se queda en el centro". En este sentido, Sesé apuntó que "ahora si no fuera por las verbenas en López Allué, no habría fiesta en Huesca".

    Por todo ello, este sector de la hostelería considera que "hay que dar un empujón a la noche", y a partir del día 11, "buscar alternativas para sacar a la gente a la calle y atraer otro público para que venga a Huesca", de forma que la ciudad "lidere las fiestas de la provincia", según trasladó Sesé.