27 de enero de 2020
  • Domingo, 26 de Enero
  • 10 de diciembre de 2019

    Intervienen dos toneladas de alimentos no aptos para el consumo, en unas naves de La Puebla de Alfindén

    Intervienen dos toneladas de alimentos no aptos para el consumo, en unas naves de La Puebla de Alfindén
    Intervienen dos toneladas de alimentos congelados y refrigerados no aptos para el consumo, en La Puebla de Alfindén. - GUARDIA CIVIL

    ZARAGOZA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

    La Guardia Civil ha intervenido dos toneladas de alimentos congelados y refrigerados no aptos para consumo humano, localizados durante unas inspecciones realizadas en unas naves de
    almacenamiento y distribución ubicadas en el polígono industrial del municipio zaragozano de La Puebla de Alfindén.

    La actuación tuvo lugar el pasado 3 de diciembre por parte de agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Zaragoza, en colaboración con inspectores del Servicio provincial de Sanidad de esta provincia, ha informado la Comandancia de la Benemérita en una nota de prensa.

    En dos de los establecimientos inspeccionados, gestionadas por la misma persona, los agentes comprobaron que no contaban con la inscripción en el Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos, ni tenían autorización para la venta, almacenamiento y distribución de productos congelados y refrigerados.

    Por tal motivo, realizaron un reconocimiento del interior de ambas naves, donde se hallaron varios arcones y refrigeradores que contenían productos alimentarios, careciendo estos equipos de dispositivos de frío que permitiesen el registro de temperatura a intervalos continuos de manera que garantizasen la adecuada conservación de los productos, contraviniendo la normativa vigente.

    Además, observaron como algunos de los productos ya se hallaban cargados y dispuestos para su distribución, en el interior de varias furgonetas, que también carecían de equipos de frío adecuados para su conservación.

    Una vez verificados los productos por los inspectores de Sanidad, éstos dictaminaron que no eran aptos para consumo humano ya que no se acreditaban las condiciones en que habían sido conservados los alimentos y existía riesgo para la salud pública, por lo que se ordenó su destrucción.

    Los productos intervenidos eran en su mayoría alimentos vegetales exóticos, pollo y pescado, y fueron retirados por una empresa gestora de residuos para su posterior destrucción. Asimismo, se confeccionaron las correspondientes denuncias y actas administrativas para ser remitidas a la autoridad competente en esta materia.

    Para leer más