20 de noviembre de 2019
  • Martes, 19 de Noviembre
  • 18 de octubre de 2019

    La Junta de Portavoces acuerda, por unanimidad, iniciar la reforma del Protocolo ante agresiones sexistas

    La Junta de Portavoces acuerda, por unanimidad, iniciar la reforma del Protocolo ante agresiones sexistas
    Ayuntamiento de Zaragoza escorzoEUROPA PRESS - ARCHIVO

    ZARAGOZA, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

    La Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Zaragoza ha alcanzado un acuerdo, por unanimidad, por el que se solicitará al Servicio de Igualdad la elaboración de un informe técnico que sirva de base para la actualización del vigente Protocolo de Respuesta Institucional ante agresiones sexuales, que deberá ser consensuada por todos los grupos municipales.

    Este Protocolo será elevado a Delegación del Gobierno, al Instituto Aragonés de la Mujer (IAM) y a la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (FAMCP) para consensuar una respuesta institucional que sirva de aplicación a todas las instituciones.

    Ya se ha dado trasladado al Servicio de Igualdad para que trabajen en este informe de forma prioritaria y analizar posibilidades de mejora del protocolo que hasta ahora ha venido funcionando en las fiestas.

    Esta reunión de la Junta de Portavoces se ha convocado a petición de los grupos de la oposición de izquierdas PSOE, ZeC y Podemos-Equo, tras conocer por los medios de comunicación una segunda denuncia presentada por una menor de edad por un caso de abuso sexual en la noche del sábado al domingo de las pasadas fiestas del Pilar de la que el Gobierno municipal PP-Ciudadanos tuvo conocimiento por medio de la Delegación del Gobierno en Aragón.

    CONSENSO

    El Gobierno municipal no paralizar cinco minutos los actos de las fiestas del Pilar como si hizo el sábado, 12 de octubre, con la suspensión de la ofrenda de flores a la virgen del Pilar por la denuncia de una joven por una agresión sexual.

    El equipo de Gobierno ha defendido que se ha respetado de forma "escrupulosa" el citado Protocolo en el que se recoge la acepción de agresión sexual, pero no de abuso, y que ha motivado que se pida la actualización para adaptarlo a la "realidad de la sociedad" como sostiene la oposición y que el Gobierno municipal está dispuesto a acometer pero desde el consenso.